La expareja de Sigaloff, sobre la condena: "Seguirá estafando como lo hizo siempre" (Audio)

Sucesos 05/09/2018 Por
Quien fuera la pareja de Daniel Sigaloff, conocido como el "falso psiquiatra", condenado por la Justicia de Río Tercero a una pena de tres años en ejecución condicional, al asumir su responsabilidad en los hechos, María Inés Godoy, no ocultó su malestar por el fallo. Luego de conocer la noticia, indicó: "Es una desilusión y una decepción más", señaló...
María Inés Godoy2

Quien fuera la pareja de Daniel Sigaloff, con quien se encuentra en un trámite de divorcio, se mostró molesta por la condena de tres años en ejecución condicional, quedando en libertad, además de realizar trabajos comunitarios.

Según dijo quien se hizo conocido como el "falso psiquiatra", fijará domicilio en la capital provincial. "Seguirá estafando en Córdoba (...) tenemos mucha bronca", indicó la mujer, que reside en Tancacha. 

Sigaloff, durante años ejerció la profesión de psiquiatra y psicólogo, en Río Tercero, sin títulos habillitantes. 

Había sido detenido el año pasado luego de escapar de la casa que compartía con su expareja en Tancacha. Un detalle es que Sigaloff nunca se ocultó, sino que buscó y tuvo una alta exposición pública en la ciudad y la zona.

Todo se precipitó en mayo de 2017. Tras una denuncia de César Tapia, responsable de la ONG Nuestra Señora de Luján, que recupera a jóvenes con adicciones, a los que atendía, se marchó de la población. A la mujer, le había señalado que tenía que viajar a Córdoba, a buscar unos papeles, pero nunca retornó.

Desde el consultorio en el que atendía en Río Tercero, la llamaron porque no se había hecho presente, y había pacientes esperando. La mujer supuso que algo le había sucedido, pero por la noche, conoció que existía una denuncia. Fue allí, según narró en otra oportunidad, cuando comenzó a sospechar de quien era realmente.

El fiscal de instrucción, Alejandro Carballo, libraba entonces una orden de detención. En octubre de 2017, era encontrado y detenido en Chapadmalal, en donde, según se conoció, había instalado una rotisería.

Trasladado a Río Tercero, fue llevado al penal de Bouwer. Allí permaneció hasta la concreción del juicio, que se desarrolló bajo la modalidad de "abreviado", por los delitos de "ejercicio ilegal del arte de curar", "falso testimonio" y "estafa reiterada". Sigaloff, señaló en el mismo: "Soy inexcusable, reconozco los hechos".

En diálogo con la emisora FM Sol, señaló, luego de conocerse la sentencia, entre otros conceptos: "Lo que se hizo ya se hizo y pago por lo que tengo que pagar". 

Su expareja, con quien estaba casado y que, como está expresado, actualmente existe un trámite de divorcio, no opinó lo mismo luego de conocerse la sentencia.  

Lamentó que la sentencia no fue acorde a la instrucción que llevó adelante el fiscal Alejandro Carballo. "Es una pena por la gran investigación que hizo (...) tuvo que reunir no los 45 pero sí hilar los 20 años de estafas que hizo este tipo", manifestó.

"Él huyó de acá y en esos seis meses que estuvo prófugo, siguió estafando (...) no es que se fue a lo de su hija (en Buenos Aires), pidiéndole asilo, él siguió estafando, a gente amiga, conocida, mujeres, tuvo novia, estuvo con otra mujer con la que convivía, también estafada por todas las mentiras que le dijo", señaló. Y reclamó: "Lo largan a la calle para que siga estafando". 

Al conocer que deberá cumplir con tareas comunitarias y fijará domicilio en la capital provincial, dijo: "Seguirá estafando en Córdoba (...) no ha tenido voluntad de trabajar nunca (...), sino que ha vivido de sus estafas".

Antes de conocerse la condena, la mujer, había dialogado con la emisora Mestiza Rock. En la entrevista, había aportado más detalles de lo que comenzó a conocer luego de muchos años de convivencia con dicha persona.

Por ejemplo, citó que tuvo la certeza de que quien durante 9 años, había convivido con ella, le había mentido permanentemente. Recordó que pudo apreciar, por ejemplo, una carpeta con los títulos falsificados. Por otra parte, cuando procedió a indagar en el escritorio del grupo "Senderos", que había creado en contra de la violencia y con el que había obtenido una gran repercusión pública, encontró los sellos para falsificar los certificados, apócrifos, del Ministerio de Salud de la Provincia, para ejercer la psiquiatría.

Sigaloff, mientras atendió a decenas de personas, no solamente lo hizo en un consultorio, sino que participó de charlas relacionadas con las adicciones, compartiendo panel, inclusive con miembros de la Justicia y otros profesionales. En su momento, hasta presentó un libro, "Utopías de un psiquiatra".

María Inés, recordó que iniciado el trámite de divorcio, descubrió, en tanto, que había contraído matrimonio previamente, con otra identidad. "Estaba casado con otra persona, con un documento falsificado y otro nombre", dijo. Agregó, que inclusive lo hizo en la parte religiosa, por otra iglesia, no por la católica como con ella. La mujer, que es artista y trabaja en una escuela de la población, dijo que fue "una mentira detrás de otra".

Rememoró que les indicaba, no solo a ella, sino a la familia, del "sacrificio" que en su caso había significado estudiar, para lograr recibirse en la universidad. La mujer, además, aludió a uno de los hijos de Sigaloff, que hoy reside en Tancacha, quedando en una situación difícil por las acciones de su padre. "La reacción (del joven), ese día, cuando nos enteramos de todo, fue decir 'me vuelvo a Buenos Aires' (...) la posición en que lo dejó fue terrible, porque ya lo había abandonado a los cuatro años y se reencontró con él después de 20", manifestó. "Se quedó, porque entre todos logramos convencerlo diciéndole 'vos sos vos, yo soy yo, no somos él'".

La mujer, también indicó que le había señalado que había trabajado en "Médicos sin Fronteras", lo que no era real. Sobre su permanencia en países del exterior, indicó, no conocer "en qué rubros había estado estafando". 

El audio de la entrevista en el reproductor inferior



Te puede interesar