pub-7834510526811662

El mundial de Rusia, la selección nacional de fútbol y las dos píldoras de Morfeo

Análisis 05/07/2018 Por
Ya el mundial se vive con menos estrés. No está la selección en la etapa final del torneo, y ese páramo en medio del desierto de una realidad compleja que vive el país, en donde se concentraba la atención de la mayoría, solo es un recuerdo...
Mundial Píldoras

Pasó el mundial para la Argentina. Por lo menos, para la selección de nuestro país, ya es historia.

¿Es solo fútbol un mundial? No. No es solo fútbol. Para nuestra sociedad, para este país, es mucho más que fútbol. Ahora se vive la etapa final del mundial de Rusia, con menos intensidad, y también con menos estrés.

Algunos ya se inclinan por uno u otro seleccionado, pero la adrenalina, esa que se genera (generaba) cuando juega (jugaba) la selección nacional, ya no existe. Es más, se puede disfrutar, para quienes gustan del fútbol y de los mundiales, superado el mal trago de quedarse afuera, con más distensión, la etapa final del torneo.

Eso, en lo estrictamente deportivo, relacionado con el folclore social que genera la selección y un mundial.

Quienes apostaban a la permanencia de la selección en el mundial, no solo por cuestiones futbolísticas, sino por otras, que no son tan deportivas, puede, seguramente, que estén preocupados.

El mundial para la Argentina se terminó hace poco menos de una semana. Lo que no se terminó es la secuencia conformada por otras cuestiones, menguadas, tal vez, por efecto, en su momento, del mundial, con la selección como protagonista.

La mayoría (se incluye quien escribe), quería que la selección llegara a la final y, en lo posible, obtuviera su tercera copa mundialista, eso sí, observando los encuentros por la televisión con un ojo, y con el otro, auscultando la realidad paralela, la que estaba más cerca, a la que ahora observamos con mayor detenimiento.

La película Matrix, con una trilogía (el primer filme es de 1999), muestra, de alguna manera, el concepto clásico de la filosofía sobre si el mundo en el que vivimos es real o ficticio; en especial desde las ideas del "Mito de la Caverna" de Platón.

Morfeo, que proviene del mundo real, llega para ofrecerle a Neo, un joven programador de computadoras, dos píldoras, una roja y otra azul. La píldora azul le permitirá olvidar lo sucedido y permanecer en la realidad virtual de la Matrix, mientras que la roja lo liberará de ella y lo conducirá al mundo real.

"Si tomas la pastilla azul, fin de la historia. Despertarás en tu cama y creerás lo que quieras creerte", le señala Morfeo a Neo.

Neo, opta por tomar la píldora roja, y se encuentra con una realidad muy diferente a la que creía estar viviendo. 

El mundial, hizo que la mayoría optara por ingerir, aunque más no sea por un mes, la píldora azul.

Con la salida de la selección en octavos de final, ese comprimido definitivamente dejó de hacer efecto.

Fabián Menichetti

Locutor M.P 7724 - Periodista - Editor de Revista Tercer Río y Tercer Río Noticias. Director periodístico Mestiza Rock - Autor de los libros: Noviembre (1997) y Esquirlas de Noviembre (2011)

Te puede interesar