El joven que asesinó a sus abuelos en Cosquín hasta hace poco vivió en Río Tercero

Sucesos 19/06/2019 Por
El joven de 29 años, que confesó hacer asesinado a sus abuelos en Cosquín, vivió hasta hace poco en Río Tercero. Así lo señala un informe del diario La Voz del Interior. Era adicto y confesó en la comisaría de esa ciudad de Punilla haber cometido el doble homicidio luego de consumir drogas y alcohol...
Asesinato Cosquín
La vivienda en donde se produjo el doble homicidio

En las últimas horas se conoció que el joven de 29 años, Micael Funes, imputado por el doble homicidio de su abuela y abuelo en Cosquín, el pasado fin de semana, era de Río Tercero, sufría de adicción a las drogas y se había trasladado con su familia, esposa e hijos, a la ciudad ubicada en el Valle de Punilla. 

Un informe del periodista Claudio Gleser de La Voz del Interior, señala que quien hoy está imputado por el asesinato de sus abuelos, tuvo graves problemas con las drogas y el alcohol. Serios problemas. De allí que tiempo atrás dejó Río Tercero para instalarse con su familia en Cosquín.

La crónica del medio cordobés, prosigue: Sus abuelos paternos lo cuidaban en todo. Primero, le habían dado techo y comida; luego lo ayudaron a conseguir una casa para alquilar, a pocas cuadras. Le daban dinero. Estaban en todo. Según la causa, el fin de semana, Micael les pidió más plata para droga. La respuesta fue “no”.

Hubo una discusión y el espanto estalló dentro de cuatro paredes: con una cuchilla de carnicero, el muchacho masacró a puñaladas a los dos abuelos. Luisa Asunción Castro (75) recibió siete puñaladas, mientras que su esposo, Amado Ciriaco Funes (79), cinco.

Luego de lo ocurrido, se dirigió a su casa, indica la crónica, se acostó a dormir y al día siguiente fue su esposa quien lo acompañó a la comisaría para que confesara lo que había hecho. 

“Se presentó con su mujer en la comisaría para confesar el doble crimen y dijo que había consumido en exceso drogas y alcohol. Automáticamente, quedó detenido y no se le tomó declaración, porque no estaba su abogado. De todos modos, su relato es válido y sirvió para dar con los abuelitos”, contó al diario cordobés el fiscal de instrucción de Cosquín, Raúl Ramírez.

“Fue un hecho alevoso, realmente alevoso... Está claro que el homicida fue él. Resta descartar si no hubo alguien que ayudó”, añadió.

La imputación es homicidio reiterado y doblemente agravado por la alevosía y por el vínculo. Fue enviado a la Cárcel de Cruz del Eje. Si sufre un cuadro de abstinencia, será derivado al ala psiquiátrica del Hospital Aurelio Crespo. 

Fuente: La Voz del Interior

Te puede interesar