Un corte de carne vacuna, el impacto por el nombre de ese corte y el debate en las redes

Análisis 14/04/2019 Por
La pasada semana, la detención de un joven de 20 años que se había llevado un corte de carne de un supermercado en Río Tercero, tuvo repercusión en los medios, generándose un debate en las redes sociales. La aclaración de que se trató de "matambre" lo potenció..
Matambre

Tal vez, si hubiera sido osobuco, caracú, o como se lo llame a ese corte, y no matambre, no hubiera sido tan intenso el debate entre quienes opinaron, sobre un hecho policial, ocurrido la semana anterior.

Pero fue matambre, un corte, que por cierto, es prohibitivo para muchas personas, hoy, para millones de personas...

Tres aclaraciones, antes de continuar.

La primera: quien se lleva algo, lo que sea, que no le pertenece, está cometiendo un delito, que debe ser comprobado, claro, luego por la Justicia, más allá de que la policía encuentre a esa persona, con el objeto denunciado como sustraído.

La segunda: el caso fue caratulado como "hurto" no como "robo". El robo es el delito en el cual alguien se apropia de algo de otro usando la violencia o la intimidación en las personas o la fuerza en las cosas (como romper una abertura). Si la apropiación de algo de otro se hace sin violencia, intimidación o fuerza en las cosas, es un hurto.

La tercera: quien escribe, en esta columna, no es un abogado, sino un periodista. 

Las opiniones, fueron desde quienes no justificaron el accionar del detenido, pero cuestionaron que se haya desplegado un operativo para detenerlo, y quienes condenaron la actitud de llevarse algo sin pagar.

También estuvieron quienes reclamaron, que mientras es detenido alguien que se llevó un corte de carne, en este caso, un "matambre", quienes ensayan el hurto de millones de dólares (ni siquiera pesos), no corren con la misma suerte, o, en todo caso, tienen demasiada suerte, propiciada por el poder con el que cuentan.

Existe una frase, que no es el del país, y hasta fue utilizada en un resonante juicio argentino, por la fiscalía: va preso quien se roba una gallina, pero no quien se roba la estancia en donde se encuentra esa gallina. 

En ambos casos, son delitos, pero claro, la sensación es que alguien que roba un corte de carne, corre peor suerte que quienes se están llevando la estancia, en donde tal vez, pastorean los vacunos, de donde proviene ese corte de carne. 

En ambos casos, también, existe la presunción de inocencia. Toda persona es inocente, hasta que se demuestre lo contrario. 

Quienes opinaron en las redes sociales, apuntaron, en gran número, que es producto del hambre lo que hizo que esta persona se llevara del supermercado un corte de carne. Y estuvieron quienes señalaron que el hecho de que haya sido "matambre", no es precisamente un síntoma de hambre. También es real, como escribió alguien, que cuando se come puchero o matambre, existe hambre, no importa si es un corte o el otro.

Nadie conoce, porque no se hizo público, si el detenido conocía que efectivamente se estaba llevando "matambre"; si lo hizo por necesidad o porque simplemente tenía ganas de comer ese corte, y no tenía el dinero para comprarlo; o porque no quería comprarlo, sino llevárselo, sin pagarlo.

Existen dos hechos objetivos. El primero, es que se llevó, hurtó, ese corte de carne, por lo menos en primera instancia, hasta que la Justicia demuestre que efectivamente así sucedió.

El segundo, son los datos que brindó el propio INDEC. Señalan que millones de personas que antes podían comprar, no solo matambre, sino inclusive otros cortes más económicos, hoy no lo pueden hacer, porque su poder adquisitivo no se los permite. 

Nadie puede justificar que alguien se haya llevado un matambre o cualquier otro corte, sin pagarlo, como nadie puede justificar y naturalizar como algo normal, que millones no puedan comprar ese o cualquier otro corte de carne, por lo menos como lo hacían antes, algo que también está sucediendo.

Hay personas que roban comida, como están aquellas que pasan hambre, en muchos de los casos niños, que ni siquiera acceden a dos raciones diarias de alimentos. Y en donde la copa de leche de programas oficiales, además de merenderos o comedores barriales, que llevan adelante organizaciones sociales, suplen esa carencia que poseen en sus hogares. No es una casualidad, que medios internacionales hayan expuesto su asombro, porque un litro de leche en la Argentina hoy tiene el mismo costo que un litro de combustible.

La película Robin Hood, en una de sus versiones, la protagonizada por Kevin Costner, se llamó "Príncipe de ladrones". Millones, por décadas, y ahora también, no observaron ni observan a Hood, como un delincuente. Es que este personaje surgido de la ficción, que tuvo sus réplicas reales, inclusive en versión criolla, robaba para brindarle comida a quienes producto de un sistema perverso, que los excluía, no tenían para alimentarse.

Es antiguo aquello que de que la Argentina, es el país de "Hood Robin", pero siempre está vigente.

El caso del detenido en Río Tercero, que se llevó sin pagar un corte de carne, deberá ser determinado por la Justicia, en que circunstancias se produjo, pero fue un disparador para que se generara un debate. 

Ese debate en las redes sociales, seguramente, no se hubiera producido, si lo que se llevó hubiera sido osobuco, caracú, o como se lo denomine a ese corte económico, pero fue "matambre"...

Una palabra, solo una palabra, puede cambiar el prisma con el que se analiza una situación.

Y, sobre todo, en una situación social y económica, como la actual. 

 

Fabián Menichetti

Locutor M.P 7724 - Periodista - Editor Tercer Río Noticias. Director periodístico Mestiza Rock - Autor de los libros: Noviembre (1997) y Esquirlas de Noviembre (2011)

Te puede interesar