pub-7834510526811662

Fue identificado Fabricio Carrascull, uno de los dos soldados de Hernando caídos en Malvinas

Nacionales 23/11/2018 Por
El jueves, se informó que en el cementerio de Darwin, fueron identificados los restos del soldado de Hernando, Fabricio Carrascull. De la misma ciudad, Horacio Giraudo, cayó en combate en aquel conflicto bélico y luego de su identificación, hace varios meses, tiene una tumba que lleva su nombre...
Fabricio Carrascull

Con Fabricio Carrascull, suman 104 los soldados argentinos que ya fueron identificados. Desde ahora, el joven de Hernando que murió en combate cuando contaba 18 años, tendrá una tumba en el cementerio de Darwin, con su nombre y no con la leyenda de "soldado argentino solo conocido por Dios".

El trabajo de identificación corresponde a una misión humanitaria de la Cruz Roja Internacional, con el aporte del equipo de Antropología Forense de nuestro país. Al igual que su vecino y amigo, Horacio Giraudo, Fabricio murió en combate un 28 de mayo. Tenía pocos meses de instrucción militar, apenas 20, como muchos de sus compañeros, cuando participó de aquella guerra. 

La identificación de sus restos se conoció por un comunicado oficial que señala: "En el marco del Plan Proyecto Humanitario Malvinas, la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación comunica la identificación positiva de Fabricio Edgar Carrascull, que se convierte de esta manera en el soldado argentino número 104 en ser localizado en el Cementerio de Darwin".

Su hermana Eleanor fue notificada por el equipo interdisciplinario de la Secretaría en Dependencias del Archivo Nacional de la Memoria.

"Valor en combate"

En el combate de Pradera del Ganso, el pelotón que integraba estaba al mando del teniente Roberto Estévez, un superior al que los soldados recuerdan como alguien valiente, que inclusive los respetaba y cuidaba, algo que no se dio en todas las situaciones. 

Estévez falleció tras ocupar una posición, y al mando quedó el cabo Mario Castro, quien poco después también fue muerto por el fuego inglés. Allí fue cuando Fabricio tomó la radio y señaló: "Murió el teniente Estévez, el cabo Castro y también el cabo Godoy. Me hice cargo de la sección (...)". Fabricio cumplió con esa función, cuando fue herido luego de algunas horas y también murió. 

En el comunicado oficial sobre su identificación, se destaca la acción mencionada previamente, señalando que Fabricio fue condecorado post-mortem con la medalla al "valor en combate". Allí se precisa que se trató de "un contraataque nocturno para posibilitar el repliegue de efectivos propios al ser puestos fuera de combate su jefe de Sección y el jefe de Grupo por el fuego enemigo, y por hacerse cargo del equipo de comunicaciones para dirigir el fuego de la propia artillería".

Fotografías

Hace algunos años llegaron a su familia fotografías que Fabricio había tomado en Malvinas. Cuando habían transcurrido 27 de la guerra, su madre, Isabel Esther López, conocida en la ciudad como "Ucha", recuperó esas imágenes. 

Eric Langer, un soldado compañero de Fabricio fue quien las obtuvo en un viaje a Malvinas. Posteriormente se las llevó a la madre del soldado hernandense. 

Eric, alquiló un jeep. En una nota publicada por La Voz del Interior, se indica que en la agencia que rentaba el vehículo, un hombre de 37 años les hacía llenar formularios de rigor. Una rutina en la que se mostraba llamativamente nervioso. A través de un traductor, el despachante le preguntó a Langer en qué parte de las islas había estado durante la guerra. Erik llevaba un pasamontañas similar al que había portado en 1982.

Cuando fueron a devolver el auto, sobre el escritorio de la oficina había decenas de copias de fotos. En la mayoría aparecían Erik, Fabricio, Horacio Giraudo y otros compañeros con sus armas y uniformes de combate. Allí estaba el isleño responsable de rentarle el vehículo con las mismas. Los rollos y la cámara pertenecían a Fabricio.

“Cuando le pregunté cómo las había obtenido se puso más nervioso, comenzó a temblar y se largó a llorar”, recordaba Langer. Eran las fotos de Fabricio. En 2007, cuando veteranos ingleses viajaron para los 25 años de la guerra, se las habían dejado para que se las entregara a algún argentino que visitara las islas.

Como el otro soldado de Hernando, Horacio, ahora también Fabricio tendrá una tumba con su nombre en las islas, esas por las que combatió como muchos de quienes, como él, se quedaron para siempre en las mismas, y de aquellos que pudieron retornar al continente.



Te puede interesar