Macarrón fue absuelto por el femicidio de Nora Dalmasso

El juicio terminó con la absolución de Marcelo Macarrón por el femicidio de su esposa, Nora Dalmasso, ocurrido en el año 2006 en la ciudad de Río Cuarto.
Macarrón
Marcelo Macarrón, absuelto, en una de las audiencias del juicio (Foto: Télam)

El fiscal del juicio al que fue sometido el médico Marcelo Macarrón por el femicidio de su esposa, Nora Dalmasso, ocurrido en 2006 en Río Cuarto, pidió la absolución del viudo durante un alegato en el que cuestionó la investigación realizada por la policía, por lo que a 15 años el crimen quedó impune.

Durante las 2.45 horas que duró el alegato ante el jurado popular y el tribunal técnico de Río Cuarto, el fiscal Julio Rivero dio un pormenorizado recorrido de la instrucción del caso y aclaró que no cuenta con pruebas suficientes como para acusar a Macarrón por el delito de "homicidio calificado por el vínculo, por alevosía y por precio o promesa remuneratoria en concurso ideal" de su esposa y que, ante ello, debía pedir su absolución.

Luego de las 13, el juicio finalizó con la absolución de Macarrón. De esta manera, el crimen de la mujer quedó impune. "No puedo acusar por acusar", dijo Rivero, tras lo cual agregó: "No puedo sostener que la mató un sicario no solo porque no existe prueba de eso sino porque hay pruebas de que la víctima tuvo sexo consentido. El sexo consentido echa por tierra un acuerdo criminal".

El alegato fue escuchado atentamente por Macarrón, quien estuvo sentado en la sala de audiencias junto a su abogado Marcelo Brito. A pocos metros se hallaban sus hijos Facundo y Valentina, su hermano Juan, su cuñada y sus sobrinos, que acompañaron al viudo. 

Para pedir la absolución, el fiscal hizo lugar "al principio de inocencia" ante la insuficiencia de pruebas que lo comprometan y pidió que “se pongan a disposición de la fiscalía la totalidad de las actuaciones para seguir investigando en procura de llegar a la verdad".

Sin embargo, técnicamente el caso queda impune, ya que pasaron más de 15 años del asesinato, lo que implica la prescripción de la acción penal.

De esta manera, el jurado popular, tal como dispone la ley, no pudo pasar a deliberar para llegar a un veredicto, ya que sin acusación fiscal no puede pronunciar una condena.

En tanto, al no existir en este juicio una querella y, como el único impulsor de la acción penal -el fiscal- desistió de acusar, el tribunal técnico solo pudo dictar un veredicto absolutorio.

Tras un cuarto intermedio dispuesto el pasado 22 de junio, el martes se reinició la 39na. audiencia del juicio por jurados por el crimen de Dalmasso (51), al que Macarrón (62) llegó acusado del delito de "homicidio calificado por el vínculo, por alevosía y por precio o promesa remuneratoria en concurso ideal".

El fiscal que instruyó el caso, Luis Pizarro, al elevar el caso a juicio, consideró que la madrugada del 25 de noviembre del 2006 el viudo "planificó dar muerte a su esposa por desavenencias matrimoniales y con la intención por parte de su/s adlater/es de obtener una ventaja, probablemente política y/o económica".

No obstante, el representante del Ministerio Público que debió respaldar con pruebas esa acusación en el juicio cuestionó duramente la investigación llevada a cabo y dijo que no tiene pruebas para pedir una condena.

"Fue una cortina de humo"

El hermano de la mujer asesinada en noviembre de 2006, cuestionó la investigación del caso y aseguró que el juicio que tuvo como acusado al viudo fue una "cortina de humo que solo buscó que la causa prescribiera".

Tras escuchar el alegato del fiscal que solicitó la absolución de Macarrón, quien había llegado a debate como acusado de haber instigado el femicidio, Dalmasso dijo que "al menos este fiscal tuvo la honorabilidad de decir la verdad” sobre las impericias en la investigación.

En declaraciones formuladas a los medios, Juan Dalmasso explicó que, a su criterio, “el sistema judicial corporativo estuvo y está en deuda” en este caso, y con la realización del juicio “solo buscó que esto prescribiera".

"Es una cortina de humo que llevó este proceso a esta sentencia” sin el esclarecimiento del crimen de su hermana, afirmó.

Dalmasso señaló que la causa es un “bote que nació con agujeros y sin rumbo” y que, por eso, decidió no participar junto al resto de su familia como querellante.

“Va a ser sumamente difícil salir a buscar al asesino, pero tenemos un ADN que no se identificó por impericias. Es cuestión de encontrarlo. Se han resuelto casos”, dijo al referirse a la muestra genética identificada que se encontró en el cinto de la bata que se utilizó para asesinar a Nora, que el fiscal Rivero mencionó como una pista a seguir.

Con información de Télam

Te puede interesar