Una calle de Río Tercero recuerda a las víctimas de 1995

Siete nomencladores de la calle 3 de Noviembre en Río Tercero, recuerdan a las víctimas fatales directas que dejó el atentado de 1995 en la Fábrica Militar.
Calles Víctimas 3 de Noviembre
Nomencladores en Río Tercero, en recuerdo de las víctimas del atentado

Nomencladores de la calle 3 de Noviembre de Río Tercero llevan el nombre de las víctimas fatales por el atentado ocurrido en esa fecha de 1995 en la Fábrica Militar, cuando hicieron estallar la planta de carga y depósitos de municiones. 

El atentado ocurrió a las 9 de la mañana, dejando siete víctimas fatales directas, más de 300 heridos, cuantiosos daños materiales, tres barrios, en donde muchas viviendas fueron prácticamente arrasadas, y un estado de conmoción social, que se extendió con los años. 

En reuniones de familiares con el intendente, Marcos Ferrer, se había acordado la puesta en valor de la Plazoleta de la Evocación, que recuerda aquel hecho y a quienes murieron en el mismo. Dicho espacio, fue restaurado, iluminado, y mejorado para los 26 años del atentado.

Además se había adoptado el compromiso de que una calle de la ciudad se llamaría 3 de Noviembre, como sucedió. Y se anunciaba que en la medida que se habilitaran arterias en nuevos loteos, se les colocaría los nombres quienes fueron las víctimas de aquel hecho, establecido por la Justicia como un atentado para borrar las pruebas de contrabando de armas a Croacia y Ecuador durante el gobierno de Carlos Menem.

Nomencladores en su recuerdo

Los nomencladores dispuestos por el municipio, llevan el nombre de la arteria, "3 de Noviembre", pero en siete de ellos, se agregó el de las víctimas fatales del atentado.

El municipio viene llevando a cambo el recambio de nomencladores en diferentes barrios de la ciudad. En este caso, fue en el sector conocido como "Loteo Campo Romero", en donde se encuentra la arteria que recuerda aquella jornada.

"Finalizamos una nueva etapa del plan de recambio de carteles nomencladores. Esta vez, los más especiales. Se instalaron siete ejemplares en Calle 3 de Noviembre, correspondiente al Loteo de Campo Romero, los mismos en forma de reconocimiento, tendrán el nombre de las víctimas del atentado en nuestra ciudad en 1995", se indicó desde el municipio.

Quienes perdieron la vida de manera directa en aquel atentado que sufrió Río Tercero en 1995, fueron: Laura Muñoz, Hoder Dalmasso, Romina Torres, Leonardo Solleveld, Elena Rivas de Quiroga, Aldo Aguirre, y José Varela. 

Cuando ocurrió aquel atentado, quienes murieron por el mismo, se encontraban en diferentes sectores de la ciudad. Entre las 9 y 9:30, se producían tres potentes explosiones, cuyas ondas expansivas se extendieron por todo Río Tercero y se escucharon a kilómetros. Miles de proyectiles de guerra y millones de esquirlas, volaron sobre el sector urbano y más allá, además de la destrucción que generó, especialmente, en los barrios más cercanos.

Sus historias, sus nombres

Romina Torres: Tenía 15 años y concurría a la entonces Escuela Nacional José Hernández. En medio de las explosiones, en barrio Escuela, frente a la casa de la hermana de una amiga, con la que se encontraban abrazadas, tratando de protegerse de la lluvia de esquirlas, resultaba herida fatalmente por uno de esos pedazos de metal que caían sobre la ciudad. 

Laura Muñoz: Tenía 27 años y escapaba con su hermano y su mamá, también en barrio Escuela, de aquel bombardeo. Un esquirla golpeaba en su humanidad. A pesar de que era trasladada a una clínica, en medio de la conmoción que se vivía en la ciudad, ya nada podía hacerse para salvarle la vida.

Leonardo Solleveld: Tenía 32 años y vivía con su familia en barrio Cerino, otro de los sectores más afectados. Luego de la primera gran explosión le señalaba a su esposa, Silvia: "Quedáte con los chicos, que yo voy a buscar un auto para sacarlos de acá". Nunca podría hacerlo. Un esquirla golpeaba en su rostro a pocos metros de su vivienda, en donde era encontrado luego por su esposa.

Elena Rivas de Quiroga: Tenía 52 años y su preocupación por los demás, terminó siendo fatal para ella. Había pasado la primera gran explosión, cuando le señaló a su marido Manuel, en su casa de barrio Monte Grande: "Me voy a la casa de 'Pocho' (vivía en barrio El Libertador) para ver cómo están". Nunca llegaría. Se trasladaba en su bicicleta, cuando una esquirla golpeó su cuerpo. Trasladada a Córdoba, fallecía a los pocos después.

Aldo Aguirre: Tenía 25 años y trabajaba en una empresa que conservaba los espacios verdes de la ciudad. Se encontraba en inmediaciones de la estación terminal de ómnibus, cumpliendo esa tarea. Había ayudado, luego de la primera gran explosión, a una mujer con dos criaturas, para cruzar la calle. Luego hacíaa lo propio con una joven que se había caído de su ciclomotor. En la segunda gran detonación, una esquirla golpeaba en su rostro.

Hoder Dalmasso: Tenía 52 años y era docente de ENET. Luego de evacuar, junto a otros docentes, el establecimiento, quería conocer como se encontraban sus dos pequeñas hijas en su casa. Tomaba su automóvil y se dirigía hacia ese lugar. Nunca llegaría. Un paro cardíaco, producto del estrés padecido, le quitaba la vida en una de las arterias de la ciudad.

José Varela: Tenía 51 años, operario de la Fábrica Militar, era de Corralito. Un superior le ordenó que cuidara su vivienda. Desde las 9 a las 18, soportó a metros de las explosiones lo sucedido. Cuando era llevado a su pueblo por un primo y un amigo, comenzaría a sentirse mal. Quería llegar para señalarle a Ramonita, su madre, que había logrado salvarse. Nunca podría hacerlo. Fallecía de un ataque cardíaco, producto del estrés sufrido. 

La causa penal

Deber recordarse que en la causa penal, en el año 2014, el Tribunal Oral Número 2 de Córdoba, condenó a cuatro exmilitares por el delito de "estrago doloso agravado por la muerte de personas". Los mismos tenían, al momento de la voladura, cargos jerárquicos, dos de ellos en la FMRT y dos en la entonces Dirección General de Fabricaciones Militares.

Menem, no había estada en aquel juicio, ya que contaba con una falta de mérito dictada, ante una apelación de su defensa, por una Cámara de Apelaciones de Córdoba. Con los años, era procesado por el juez de Río Cuarto, Carlos Ochoa, ante la resolución de la misma Cámara, con otra composición de sus miembros, de dejar sin efecto la falta de mérito.

El TOPE 2 de Córdoba, fijaba entonces una fecha para la prosecución del juicio de 2014. Sería en febrero de 2021, el inicio de las audiencias, pero con Menem como acusado, por el delito de "autor mediato" del hecho. Días antes del inicio del proceso en Córdoba, el exmandatario, internado en grave estado en Buenos Aires, fallecía en esa ciudad.

En 2020, cuando se cumplió un cuarto de siglo del atentado, a través de un decreto del Ejecutivo Municipal, y luego, por una ordenanza aprobada por unanimidad en el Concejo Deliberante, el exmandatario había sido declarado "persona no grata", estableciéndose que ningún espacio público puede llevar su nombre, ni recibir ningún homenaje. Cuando murió, la ciudad no adhirió al duelo nacional, por ser un expresidente constitucional. Tampoco lo hacía Villa Merlo en San Luis, en solidaridad con la población de Río Tercero. 

 De hecho, el Tribunal de 2014 sostenía en parte de sus fundamentos: (…) la cadena jerárquica de mando, en la transmisión de las órdenes y directivas impartidas desde el vértice del aparato piramidal del Estado nacional, para poner en marcha la ejecución del plan criminal y corrupto del contrabando de material bélico con destino a Croacia y Ecuador; al descubrirse tales maniobras ilícitas, actuando con elevado nivel de impunidad, organizaron el estrago intencional contra la FMRT, con un lamentable resultado de siete personas fallecidas, varios heridos de distinta consideración y cuantiosos perjuicios materiales y morales para una población civil inocente e indefensa, motivados únicamente por la abyecta finalidad de hacer desaparecer pruebas en su contra y lograr así desvincularse de las investigaciones judiciales que se llevaban adelante (…)

Noticia relacionada: 

Atentado Calle de Río Tercero1Río Tercero y el recuerdo, 25 años después de aquella mañana, calurosa y ventosa

 

Te puede interesar