Embalse y su homenaje a Osvaldo Castillo, tripulante del ARA Belgrano

Embalse, como todos los años, recordó a un hijo de la población, Osvaldo Castillo, quien fue uno de los caídos en el hundimiento del ARA Belgrano.
Osvaldo2
Embalse rindió homenaje a Osvaldo Castillo, tripulante del ARA Belgrano (Foto: Municipalidad de Embalse)

Como sucede cada 2 de mayo, Embalse recordó a Osvaldo Roque Castillo, tripulante del ARA General Manuel Belgrano, a 40 años del ataque fuera de la zona de exclusión a dicho navío que se hundió en el Atlántico Sur, durante la guerra de Malvinas en 1982.

Nacido en la población, una plaza lleva su nombre. El joven embalseño era cabo primero de la Armada Argentina y vivía en barrio Santa Isabel. En dicha fuerza naval se había recibido de maquinista. Desde 1980 se desempeñaba en el ARA General Manuel Belgrano, el crucero que fue torpedeado y hundido. Murieron 323 tripulantes. Osvaldo fue uno de ellos.

El navío argentino fue atacado por el submarino nuclear británico HMS Conqueror, fuera del área de exclusión establecida alrededor de las islas que le pertenecen a nuestro país.

40 años después

El acto se realizó con la presencia de familiares, veteranos, vecinas, vecinos, representantes de instituciones y autoridades, encabezadas por el intendente, Federico Alesandri.

A Osvaldo, además, como a todos quienes dejaron su vida en Malvinas, se lo recuerda también en Río Tercero, junto a los otros caídos de la zona, como el primer teniente, piloto de la Fuerza Aérea, Mario Víctor Nívoli, nacido en Río Tercero; los soldados, Fabricio Carrascull y Horacio Giraudo, de Hernando; y Ramón Cabrera, de San Agustín.

Uno de los cinco árboles autóctonos, donados por la CTA-A a la Comisión Vecinal del barrio Héroes de Malvinas, lleva su nombre, una semblanza y su fotografía. En dicho espacio verde, desde hace algunos años, crece frente a la bandera que recuerda a los caídos de Malvinas.

Osvaldo1

Osvaldo, al momento del ataque y posterior hundimiento del ARA Belgrano, tenía 20 años. En la plaza de Embalse, su fotografía está acompañada por una frase que se ha reiterado cuando se recuerda aquella jornada: "Fueron las voces que se escucharon en ese instante en muchas balsas. Aquí no había público a quien conmover. Sólo estaban los protagonistas, un mar casi helado y un viento de temporal cuya virtud fue transportar esos gritos de amor (...)" 

Osvaldo Castillo2

Te puede interesar