Quienes egresaron en tornería y procesos químicos de FMRT

El Centro de Capacitación y Formación Profesional de Fábrica Militar Río Tercero entregó los certificados de tornería y operador en procesos químicos.
Egresados FMRT2
Entregaron certificados en tornería y procesos químicos en FMRT

El pasado jueves, en el Centro de Capacitación y Formación Profesional de la Fábrica Militar Río Tercero (exEscuela de Aprendices), se entregaron los certificados a quienes aprobaron los cursos de de Tornería y Operación de Procesos Químicos.

De esta manera, quienes recibieron la certificación oficial, avalada por el Ministerio de Educación de la Provincia de Córdoba, ya cuentan con la misma para la inserción laboral. 

Los cursos que se dictan en el establecimiento de la empresa estatal están dictados -se recuerda desde la industria- por profesionales altamente calificados, trabajadores de Fábrica Militar Río Tercero.

Más cursos

Las clases cuentan con desarrollo de contenido teórico en las aulas y práctico  en determinados sectores de las Plantas.

El Centro de Capacitación Laboral y Formación Profesional de FMRT, realizó las inscripciones para los distintos cursos que brindará a lo largo del año.

En esta ocasión se dictarán Auxiliar en Instalaciones Eléctricas domiciliarias y soldador básico. Los mismos poseen una duración de 250 hs y 150 hs respectivamente, repartidas entre los meses de mayo y agosto. 

“Las capacitaciones son indispensables, no solo para adquirir conocimiento, sino también para profesionalizar el trabajo cotidiano, tanto dentro como fuera de Fábrica Militar”, expresó el director de la industria, José María López.

Una industria y una escuela histórica

De la exEscuela de Aprendices, reabierta como Centro de Capacitación y Formación Profesional, a lo largo de su historia, egresaron decenas de personas capacitadas, las que, ingresaron a desarrollar su tarea en la industria o tuvieron sus propios emprendimientos.

En muchos de los casos, prosiguieron sus estudios superiores, recibiendo un título universitario, trabajando tanto en el ámbito estatal como privado.

La radicación de la industria estatal a mediados del siglo 20 en la ciudad, no sólo terminó por convertirse en una fuente laboral en sí misma, sino que generó la llegada de otras grandes fábricas y la instalación de empresas satélites que tomaron a personal.

Además de ello, representó, también, un salto en cuanto a la enseñanza, lo que redundó en que la ciudad se haya destacado, y aún se destaque, por su mano de obra calificada.  

Al cierre del año anterior, en tanto, además de entregarse certificados, se anunció que en el Centro de Enseñanza, comenzaba a funcionar un anexo del Cenma de Almafuerte.

El objetivo es que quienes trabajan en la industria y no hayan concluido con el secundario, puedan, en la misma, cumplir con el mismo.

Te puede interesar