Cuando Marchetta fue detenido por la dictadura en Embalse

Región 22 de marzo de 2022 Por Fabián Menichetti
Pedro Marchetta, estaba en la concesión de la UTE en Embalse y dirigía Atlético Río Tercero. Fue detenido por la dictadura. "La pasé muy mal", suele recordar.
Marchetta1
Pedro Marchetta, en 1976, administraba los hoteles de Embalse y era técnico de Atlético Río Tercero

En aquel domingo 7 de agosto de 1976, disputarían Atlético Río Tercero y Huracán de Tancacha un encuentro de la Liga Regional. Pedro "el Negro" Marchetta, trabajaba para la empresa concesionaria de la Unidad Turística Embalse y era el técnico de Atlético.

Era sábado, el día previo al encuentro, cuando golpearon a la puerta del bungalow en donde residía con su familia. Preguntó quién era y la respuesta fue "la policía". Fue detenido y trasladado a Río Cuarto. "El Negro" nunca llegó a la concentración de Atlético Río Tercero. Los jugadores lo esperaban en el Tío Tom de Embalse.

En el libro "El Negro", biografía dialogada con los periodistas cordobeses Gustavo Gutiérrez y Hugo Caric, se recuerda ese pasaje de su vida. El exitoso jugador y técnico de clubes argentinos y del exterior, nunca borrará esa parte de su historia, según señalaba en una entrevista con este medio en 2018, rescatada ahora. 

Luego de Río Cuarto era trasladado a Buenos Aires. "Estábamos concentrados en Embalse para un partido definitorio con Huracán de Tancacha por el campeonato de ese año, y nunca llegué a la concentración", rememoraba al momento de la entrevista con este sitio de noticias y la emisora Mestiza Rock.

La detención de Gramano y de Marchetta

La detención de Marchetta, fue por trabajar para la empresa de Juan Gramano -según recuerda-, que había ganado la concesión de parte de la UTE. El genocida Ibérico Saint Jean fue quien planificó el secuestro de Gramano, que figura en el Nunca Más, señalaba en una nota el diario Página 12 hace algunos años. 

Pero ¿por qué? La respuesta: a Gramano, “Saint Jean se la tenía jurada porque le había ganado una concesión (...)”. "Estuve en condiciones infrahumanas, mal (...); yo era empleado de Juan Amadeo Gramano, un empresario espectacular, un tipo bárbaro, que el único defecto que tenía era ser peronista, los dos éramos peronistas", recuerda "El Negro". 

Gramano, estuvo detenido entre abril de 1976 y diciembre de 1977. “Lo secuestran en Buenos Aires por subversión económica, se dedicaba al turismo y nunca le pudieron probar nada, era millonario y lo fundieron, cuando salió no tenía nada”, recordó en un juicio de lesa humanidad otro detenido, Héctor Ballent, quien compartió celda con él en el centro clandestino Coti Martínez. 

En el libro "El Negro", Marchetta dice que se veía venir su detención “porque manejaba casi todo en la empresa y a todos les preguntaban quién daba las órdenes y respondían: Marchetta, Marchetta, Marchetta. ¡Y adentro Marchetta!”.

"Era la Cabaña del Tío Tom y los Hoteles de Embalse, el cuatro, siete, dos, y los bungalows (...) era una empresa que le daba de comer a toda la gente, vos hablás con la gente de Embalse y te pueden decir quien era Juan Gramano, solidario, benefactor, un fenómeno de tipo", siempre recuerda Marchetta. 

Hugo Caric, uno de los autores del libro, le comentó a este medio que luego de ser detenido, Marchetta habló con La Mona Jiménez. El objetivo: solicitar una colaboración para poder pagarle a los empleados de la firma propiedad de Gramano. "La Mona canceló todas las presentaciones que tenía, se fue a Embalse, cantó durante horas; y con lo recaudado, se le pagó al personal de la empresa", recuerda Caric.

Libertad, pero a medias

Marchetta recordó que luego de ser detenido y trasladado a Buenos Aires, lo dejaron en libertad, pero una libertad a medias: "Fue con la condición de que cada vez que viajara a la capital, debía reportarme en el regimiento (...) y a Juan no lo pude ver nunca más". A principios de los '80, Gramano fallecía en un accidente. El recuerdo lo emociona.

El técnico, entonces del club riotercerense, estuvo detenido un mes,  primero en la policía, siendo liberado porque no estaba bien de salud y luego fueron otros cinco meses. Ante la consulta de si había sido torturado la respuesta: "No, pero si varios bifes me dieron (...), fue una época que no se la deseo a nadie".

"Estaba enfermo, me tuvieron un mes detenido", es su recuerdo. Cuando habían pasado poco menos de 30 días, un comisario de la Policía Federal en Río Cuarto, lo llamó y le dijo "presentáte al Regimiento Motorizado Patricios porque hay una orden de detención". Lo hizo. "Y ahí empezó el baile; en condiciones casi infrahumanas, de cuatro a cinco meses, con interrogatorios y más; sabía ya que tenía un caminito largo para recorrer".

Al rememorar aquella época, señala que "no sabía" cuál sería su destino. En La Plata, estaban detenidos Gramano, Juan Destéfano (expresidente de Racing), entre otros: "Yo estaba ahí, detenido, por vender Coca Cola, por dar de comer (en los hoteles embalseños); la verdad es que la pasé muy mal, muy mal".

A Pedro como a Gramano, no le pudieron comprobar ningún ilícito, "pero me tuvieron, me indagaban y me indagaban". Nunca deja de recordar al empresario y aquel amigo que por haber ganado una licitación fue encarcelado. Finalmente uno de los militares le dijo a Marchetta, "lo voy a dejar ir, porque parece que usted es un buen tipo". "Todos son buenos tipos", le respondió. "Pero la inquina era con Juan", recuerda con los años.

No olvida, que aquella decisión de detener a Gramano como a él, de uno de los integrantes de la dictadura, fue por negocios: "Hay gente que cree que esos eran impolutos; se aprovecharon de todos los habitantes". Para Marchetta, los juicios por los delitos de lesa humanidad han sido lo que correspondía "porque realmente cometieron atrocidades". Para el histórico técnico, existieron complicidades civiles con los militares, antes y después.

En aquel tiempo habían quedado en encontrarse con Destéfano "y no llegaba, no llegaba". Era porque lo habían detenido junto a un amigo que era como "un hermano para él". "Fue algo que no se lo deseo a nadie". 

Ese sábado...

Aquel sábado 6 de agosto, cuando fue detenido, marcó un antes y un después en la vida de Marchetta: "Me llevaron del bungalow 31 en donde estaba con mi familia (...)". Su hija e hijo, eran muy pequeños, tenían menos de cinco años: "Era uno de los momentos más felices de mi vida, que se convirtió en un calvario".

"Fue una película que jamás había imaginado ver, pero la vi desde adentro, porque fui uno de los protagonistas", suele rememorar. Al momento de ser redactada esta nota, el contacto se intenta nuevamente con el "Negro", recordado y querido en Embalse y Río Tercero.

El contacto en este 2022 es con su hija, Mariana, quien señala que su padre se encuentra bien y no olvida aquel momento como tampoco a los afectos de la región. Está realizando una actividad, que tenía programada previamente, explica su hija.

Marchetta siempre se reencuentra con sus jugadores y amigos de la zona, y cuando tiene un tiempo visita la región. Vive en Carlos Paz y -recuerda Mariana- en enero compartió con aquellos jugadores, sus dirigidos, un asado en esa ciudad del Valle de Punilla: "A mis amigos, mis jugadores, a toda esa gente, la llevo siempre en mi corazón", señala.

Fue su época, aquella, feliz, que dejó de serlo en un momento, cuando se lo llevaron en aquel mes de agosto, sólo por trabajar para un empresario y amigo que ningún delito había cometido. Aquel encuentro decisivo que debía jugar Atlético Río Tercero con Huracán de Tancacha, no lo tendría en el banco de suplentes, brindando indicaciones.

Luego "El Negro" dirigió clubes del país y el exterior, pero nunca olvida aquella etapa de su vida, desde el recuerdo doloroso de ese sábado cuando la dictadura cívico-militar se lo llevó injustamente detenido, pero también desde el cariño por los afectos que cosechó tanto en Embalse como en Río Tercero, y que preservó con los años, como un tesoro.  

La memoria, tan necesaria sobre esa época, en "El Negro" está más vigente que nunca. 

Fabián Menichetti

Locutor M.P 7724 - Periodista - Editor Tercer Río Noticias. Director periodístico Mestiza Rock - Autor de los libros: Noviembre (1997) y Esquirlas de Noviembre (2011)

Te puede interesar