Por no estar vacunado, finalmente Djokovic es deportado de Australia

Mundo 16 de enero de 2022 Por Redacción Tercer Río Noticias
Una Corte Federal rechazó el recurso presentado por Novak Djokovic contra su deportación por no estar vacunado. No podrá jugar el Abierto de Australia.
Djokovic1
Djokovic, por no estar vacunado, finalmente es deportado de Australia (Foto: RTVe.es)

Una Corte Federal de Australiana rechazó el domingo a la madrugada por unanimidad el recurso presentado por el tenista serbio Novak Djokovic contra su deportación. Esto le impide defender el título en el Abierto que comienza en Melbourne.

El presidente del tribunal James Allsop y los otros dos magistrados Anthony Besanko y David O'Callaghan emitieron el fallo después de una extensa audiencia virtual en la que los abogados del jugador y del Gobierno expusieron sus argumentos, consigna la agencia Télam.

Djokovic, que siguió la mediación desde una de las oficinas de su representación, a la que llegó procedente de un centro de detención de inmigrantes ilegales, se manifestó "profundamente decepcionado" con la decisión, que acatará sin margen para nuevas apelaciones.

El serbio, reemplazado por el italiano Salvatore Caruso en el cuadro principal del Aus Open, anunció que dejará el país en las próximas horas cuando aborde un vuelo de la empresa Emirates rumbo a Dubai.

"Los australianos han hecho grandes sacrificios"

El gobierno australiano celebró la decisión de la Justicia de ese país. El ministro de Inmigración, Alex Hawke, quien decidió revocarle la visa el pasado viernes luego de una primera victoria parcial de Djokovic en la justicia del estado de Victoria, celebró la sentencia del tribunal con un comunicado.

En el mismo subraya "la sólida política de protección de fronteras que puso a salvo a Australia durante la pandemia de Covid-19".

El funcionario de inmigraciones, añadió: "Los australianos han hecho grandes sacrificios para llegar a este punto y el gobierno de Morrison está firmemente comprometido en proteger esa posición".  

Por su parte, el presidente serbio, Aleksandar Vucic, envió su apoyo al tenista y consideró que Australia "se está humillando a sí misma" con el fallo que clausura días de "maltrato" recibido por el nueve veces campeón en Melbourne.

La novela que finalizó el domingo

Todo comenzó a principios de enero, cuando se conocía la noticia de que el serbio era deportado de Australia al no permitirle las autoridades de ese país el acceso a su territorio para jugar el Abierto de Melbourne de tenis "por no tener en regla la documentación que le habilite la exención médica requerida para los no vacunados" .

"La visa de Novak Djokovic fue cancelada y le informaron que debe abandonar el país este mismo jueves porque no logró demostrarle a la Fuerza Fronteriza local la evidencia suficiente para su exención médica", señalaba el sitio de noticias australiano The Age.

Djokovic había sido habilitado para jugar el Abierto con una medida excepcional que solamente a él le permitía participar sin tener ningún tipo de vacuna contra el coronavirus aplicada, algo que constituye una exigencia inexcusable para el resto de los tenistas intervinientes, lo que de por sí despertó grandes polémicas en el ámbito de este deporte.

Al pisar el aeropuerto local, Djokovic era retenido por las autoridades de la Fuerza Fronteriza, que le quitaron su celular y virtualmente lo mantuvieron "incomunicado", mientras su equipo de asistentes debía esperar en el hall del lugar escoltado por dos oficiales de seguridad.

Los abogados del serbio apelaron y se esperaba conocer si podía ingresar o era deportado. Scott Morrison, primer ministro de Australia, había subrayado que “nadie está por encima de la ley”.

El serbio ya había sido noticia por su postura en la pandemia. En junio 2020, cuando no existían vacunas y las imágenes de hospitales en diferentes países del mundo colapsados eran la postal trágica de lo que estaba dejando la pandemia, organizó un un par de torneos de exhibición entre amigos en los que no se respetaban distanciamientos sociales ni se exigían barbijos a participantes ni público presente.

El resultado de ese torneo terminó en un desastre, con gran cantidad de contagiados, incluyendo al propio Djokovic, quien informó ser positivo de coronavirus del 23 de junio de ese 2020. 

Finalmente, la Justicia australiana determinó que el número 1 del mundo, no puede ingresar a ese país, en una novela de varios días, en donde fue evidente la distinta vara editorial de algunos medios para abordar la noticia, tratándose de quién es el deportado, sobre un tema que no tiene relación estrictamente con el deporte, sino con una cuestión de salud pública, en Australia o cualquier país, en medio aún de la pandemia.

Te puede interesar