Guía Verano 2022: consejos sobre ríos y arroyos de Córdoba

Los ríos y arroyos de Córdoba son atractivos, pero deben ser respetados. Es fundamental adoptar precauciones en los cursos de agua de las sierras y el llano.
Río Serrano
Los ríos de Córdoba son amigables, pero deben considerarse precauciones

No sólo, en este verano en particular, deben adoptarse las medidas de prevención por la pandemia, sino las que son habituales y se recuerdan en cada temporada estival: respetar a los ríos y arroyos serranos de Córdoba. Y también hacerlo con los ubicados en el llano.

“Los ríos de Córdoba son muy amigables, pero también tienen riesgos cuando hay lluvias, por las crecidas repentinas desde la alta montaña”, señalaba hace algunas temporadas el responsable de Gestión de Riesgo de la Provincia, Claudio Vignetta. 

Prevenciones necesarias

Los bañistas deben utilizar lugares autorizados, seguros, y no deben confiarse de sus habilidades porque los ríos y arroyos cordobeses presentan particularidades especiales: crecen de forma rápida e impredecible. Más aún la recomendación es para quienes acampen: deben hacerlo en sitios autorizados y atender las recomendaciones.

Para quienes no saben nadar e ingresan a un río en compañía de niños, se aconseja que el agua no les supere la pantorrilla. Deben considerarse siempre las alertas meteorológicas, que son muy precisas actualmente.

En el caso de crecidas, deben atenerse siempre a las recomendaciones de las autoridades. Son quienes conocen y están preparadas para ello. En el caso de que un río o arroyo esté crecido, superando algún vado (que generalmente son cerrados), no intentar sortearlos en vehículos. La fuerza del agua puede arrastrarlos.

En ríos como el Ctalamochita, sobre el que se encuentran muchos de los balnearios de la región, debe considerarse suma precaución. El cauce del mismo es dinámico (no siempre es el mismo) y la fuerza del agua es importante. Preguntar si no se conoce. Bañarse en sitios en donde haya otras personas que lo estén haciendo, determinando la profundidad. Tener especial cuidado con las niñas y niños. 

Al momento de acampar

Quienes decidan acampar también deben tener precauciones y utilizar espacios habilitados. Es necesario prever una distancia mínima y prudente de 250 metros del río a la carpa, es decir lejos del cauce, para no tener inconvenientes. Además, no hay que instalarse debajo de árboles grandes, para evitar posibles accidentes ante tormentas de viento.

Ya desde hace varios veranos, se viene desde la Provincia brindando recomendaciones como las citadas.

Otros tips a tener en cuenta son:

  • Tener prudencia y no confiarse al ingresar a un cauce de agua.
  • Consultar a vecinos si el lugar elegido para bañarse es apto y seguro.
  • Los niños y niñas deben bañarse en zonas de poca profundidad, en lo posible donde el agua no exceda la pantorrilla y siempre acompañados de una persona adulta.
  • No ingerir bebidas alcohólicas al entrar a un río.
  • Estar atentos a si el agua se pone de color marrón (preanuncia una crecida).
  • No prender fuego en zonas no autorizadas y, si se lo enciende en las zonas en las que sí está permitido, apagar los restos adecuadamente.
Y en los lagos...

En los lagos, deben deben adoptarse prevenciones especiales. Generalmente los sitios para los bañistas están demarcados. No introducirse en sectores en dónde no se conoce ni existen guardavidas.

En este verano, particular por cierto, como en todos los informes de este especial de Tercer Río Noticias, la recomendación de siempre: mantener la distancia, utilizar barbijos, lavarse frecuentemente las manos, y disfrutar en lo posible de los sitios que ofrece la región con responsabilidad social, no solamente cuidándonos a nosotros, sino también a los demás. 

Te puede interesar