El antiguo peaje del Piedras Moras sigue a oscuras

Están las torres con sus luces sin funcionar en la exestación de peaje Piedras Moras. Se trata un sitio estratégico en la conexión de dos autovías.
Vieja Estación de Peaje Noche
La vieja estación de peaje Piedras Moras, con torres lumínicas que siguen apagadas

Las torres que están en donde funcionaba la antigua estación de peaje Piedras Moras, siguen con sus luces apagadas. El lugar, por la noche, continúa a oscuras. En ese sitio, una ruta de dos calzadas se transforma en una autovía para unir a otras dos: la que conecta a Córdoba con Río Cuarto y la que une a Almafuerte con Río Tercero.

"Para quienes conocemos no es tanto el problema, sino para quienes pasan por primera vez. Están las torres con las luces, ¿sería mucho pedir, que por una cuestión de seguridad las encendieran?", señaló y se preguntó un conductor que utiliza habitualmente la conexión entre la autovía que une a Córdoba con Río Cuarto y la que conecta a las ciudades de Almafuerte y Río Tercero.

No es desde ahora que las luminarias en el lugar se encuentran sin funcionar, cuando podrían estar encendidas por la noche. Este sitio publicó hace dos años un informe sobre la conexión entre ambas autovías, y sobre el ingreso a la misma desde la llamada Juan Baustista Bustos (Ruta Nacional 36). En el lugar no existía (tampoco ahora) un by pass vial para llegar, como existe, por caso, en Despeñaderos.

Luego de un retorno, en una extensa curva, ya pasando el nuevo peaje, hay un pequeño cartel señalizando para quien procede de Córdoba, que se debe girar para acceder a la conexión vial. Luego, en el ingreso a la misma, otro cartel, aún más pequeño, señala que por allí se llega a Almafuerte y Río Tercero. 

Te puede interesar: La autovía y el acceso a la conexión con el dique, Almafuerte y Río Tercero

En el contexto de aquel informe, se indicaba precisamente el detalle de las luminarias sin funcionar en el sector de la vieja cabina de peaje. 

Quien no conoce el lugar o utiliza por primera ocasión la conexión, puede interpretar que, al igual que la autovía, se trata de un carril independiente y que el mismo tiene un solo sentido. No es así. Cuando se accede a la conexión, se lo hace por una ruta común. No hay un cartel ni siquiera que lo advierta.

Luego de recorrer un trayecto no muy extenso, que sí está iluminado, se llega a la vieja estación de peaje. Allí, esa ruta común se transforma en una autovía de cuatro calzadas. El lugar está totalmente a oscuras -como está señalado- y tampoco hay señalización adecuada. Directamente no existe. 

Un puente aéreo de la vieja estación de peaje, luego, que supuestamente debería indicar la distancia al dique Piedras Moras, Almafuerte y Río Tercero, es prácticamente ilegible, y por la noche es directamente invisible. Apenas se observa la estructura.

El acceso a la conexión, confuso y con señalización escasa

Para quien no conozca la traza de la autovía Bustos, luego de pasar el nuevo peaje "Piedras Moras", se encuentra el acceso sobre una extensa curva en donde, por otra parte, son recurrentes los despistes de vehículos.

Si bien está señalizado, para quien transite de norte a sur (Córdoba-Río Cuarto), por lo menos llegar al mismo se presenta confuso. Se debe girar en un retorno, y luego acceder a la conexión. El ingreso, no es precisamente amplio y un pequeño cartel es el que lo señaliza. Tampoco existe un indicador advirtiendo que, desde allí, se trata de una ruta común.

Cartel Acceso a la conexión

El detalle, es que no solamente vehículos de Río Tercero, el centro urbano con más habitantes de la zona, utilizan esa conexión para dirigirse a Córdoba y retornar, claro, sino que también lo hacen conductores de Almafuerte, y quienes llegan desde poblaciones ubicadas al este por la autovía que une a las dos ciudades. La utilización vehicular de dicha conexión es importante.

Considerando dicha obra, la autovía, que mejoró sustancialmente el tránsito en ese sector de la zona, no son pocos quienes se han preguntado por qué no se previó el detalle de ejecutar un by pass vial, para hacer más práctico y sobre todo seguro el acceso a esa conexión, como el que se encuentra entre Almafuerte y Embalse, o como el puente que se construyó a la altura de Despeñaderos, que brinda ingreso a dicha población.

Pasando la nueva cabina de peaje del Piedras Moras, sólo un cartel aéreo indica que a medio kilómetro se puede acceder por allí a Río Tercero. Luego, hay señalización, junto a la carpeta asfáltica pero precisamente la misma no es demasiada.

Cartel Aéreo Autovía

Los carteles que no están

De hecho, a lo largo de la autovía no existen, y si los hay, son imperceptibles, carteles aéreos o junto a la misma, indicando la distancia existente a Río Tercero, ciudad, que si bien no está junto a ésta, se encuentra por otra autovía a escasa distancia del corredor vial nacional. Debe recordarse que no sólo quienes habitan dicha comunidad, una de las más pobladas de la provincia, son quienes viajan a la misma por distintas razones. 

La autovía más extensa de la provincia (que une a la capital con la capital alterna), ha sido una obra importarte y tiene detalles para destacar, como la iluminación en los accesos a las poblaciones, junto a la misma (en el acceso a ese tramo, también existe). No obstante, algo que no es menos importante, es el que tiene relación con el ingreso a dicha conexión vial, marcado por personas que habitualmente viajan a la ciudad de Córdoba, desde Río Tercero, de poblaciones ubicadas al este de la zona y hasta del propio Almafuerte, aunque a esta última ciudad se puede acceder por el nudo vial ubicado al oeste del corredor nacional.

Para ese flujo vehicular, sin dudas, ameritaría una obra para mejorar el acceso a la conexión vial entre ambas autovías y con una de las principales ciudades de la provincia, que es sede de los Tribunales, por caso, que comprende la décima circunscripción de la Justicia Provincial. No solamente eso: por allí, además, se llega al Piedras Moras, uno de los lugares, con su lago y playas, más concurridos de la zona, especialmente durante el verano. 

Por ahora, incluso para quienes hacen uso habitual de la misma, que conocen el sector, continúa siendo demasiado confuso dicho acceso. A esto se suma, como está señalado, un sitio con torres lumínicas que siguen apagadas, en donde una ruta se transforma nuevamente en autovía, para conectar con el dique y otra autovía. Sigue a oscuras. Puede ser un detalle, en el contexto de un extenso corredor vial, pero no es un detalle menor.

Te puede interesar