Resnik: "Las vacunas están salvando millones de vidas"

Biólogo molecular y biotecnólogo, Ernesto Resnik, científico que trabaja en el desarrollo de anticuerpos monoclonales, habló sobre las vacunas contra el Covid.
Resnik
Resnik: "Las vacunas están salvando millones de vidas" (Foto: Foto radioprovincia.gba.gob.ar)

"La vacuna contra el Covid-19, es hasta hoy el remedio más usado en la historia de la humanidad, y es el remedio más seguro en la historia de la medicina", dice el científico, Ernesto Resnik. "Todo lo que se dice (sobre las vacunas), está fuera de lugar y es tendencioso", agrega. 

Biólogo molecular y biotecnólogo, es un científico argentino que reside en Minnesota, Estados Unidos, en donde trabaja en el desarrollo de anticuerpos monoclonales. Durante la pandemia ha sido uno de los científicos más consultados por medios argentinos y también internacionales.

En diálogo con la emisora Mestiza Rock, al cierre de año, con la variante Ómicron ya en Argentina y un crecimiento en los contagios, aunque con un sistema de salud que aún no se encuentra tensionado como sucedió en la primera y segunda ola de la pandemia, señala que la diferencia entre pasarla realmente mal, quien resulte contagiado del virus Sars Cov 2, y entre tener de síntomas leves a moderados, es la vacunación. Cualquiera de las vacunas que se apliquen -dice- es lo que "marca la diferencia".

No duda en afirmar que si no fuera por las vacunas que se han desarrollado y aplicado, con las variantes del Covid-19 más contagiosas, hoy se estaría viviendo una "catástrofe" con millones de muertes.

"Informo sobre las vacunas objetivamente"

"¿Usted forma parte de una conspiración mundial?", se le pregunta, reiterando un argumento que suele esgrimirse desde sectores que se oponen a la inoculación con respecto a los científicos que insisten con la necesidad de avanzar con las vacunas. Resnik sonríe, y no duda en responder que lo han acusado de ello y de mucho más, señalando que, en su caso, no hace otra cosa que informar desde la ciencia, objetivamente.

"Me han acusado de que estoy en una conspiración, claro, de ser pro chino, de trabajar para las empresas (laboratorios), y lo que hago,  justamente en el contexto de la pandemia, es informar sobre las vacunas objetivamente", señala Resnik. Y agrega: "No tengo ningún beneficio personal; no soy parte de una conspiración política ni económica mundial".

Recuerda, en tanto, que ha sido crítico de los grandes laboratorios, lo que no implica que las vacunas desarrolladas por los mismos hayan sido parte del problema, sino, especialmente, de la solución. En enero de 2021, vale recordar, señalaba que las fases 1 y 2 de las vacunas, habían pasado a formar parte de un "campo de batalla comercial y geopolítico". Lo escribía en el sitio Cenital. Allí detallaba, con claridad, como se habían desarrollado las primeras vacunas, respondiendo, además, preguntas que todos se formulaban. 

Al ser consultado sobre el argumento de que las vacunas "son un gran negocio", indica que lo son, al igual que ocurre con cualquier medicamento. "Con la gran diferencia de que esto es absolutamente necesario. Es una de las muy pocas veces, de que si alguien gana mucha plata salvándonos la vida, lo aceptamos".

Las vacunas están salvando millones de vidas

Resnik, recuerda que es profusa la evidencia de que las vacunas contra el Covid-19, no sólo salvan vidas, sino que está demostrado ampliamente que las reacciones adversas son las que tienen cualquier vacuna. 

"Con estas nuevas variantes que contagian como (Ómicron) varias veces más que la original, si no estuvieran las vacunas, como ocurría hace un año, esto sería una masacre", enfatiza el científico.

Señala que es difícil dimensionar cuántas vidas salvaron, si bien -prosigue- algunos ya lo han estimado. "Pero estoy seguro de que estamos hablando de millones de vidas que se salvaron gracias a las vacunas", indica, recordando que los grupos que se oponen a éstas, comenzaron negando que existiera el virus o que el mismo fuera tan grave. "Empezaron con eso y terminaron con las vacunas", recuerda.

"De otras vacunas, nadie sabe quién las hace, o si se hizo la fase 3. Por ejemplo, con la vacuna de la gripe, que nos ponemos todos los años, no se hacen nuevos estudios clínicos. Éstas (las del Covid) son las vacunas más estudiadas en la historia de la humanidad, durante su desarrollo, pero sobre todo ahora que han sido usadas en seis mil millones de personas; no hay nada en el mundo que se haya probado en una cantidad ni remotamente cerca", asevera el biólogo molecular.

Recuerda que para otras vacunas "nunca hubo fase 3". "Y para ésta, la fase 3 fue la mejor y más exhaustiva de la historia. Después está lo que se llama fase 4, que es el seguimiento de las vacunas una vez en uso. Y de vuelta: no hay en la historia de la humanidad un estudio similar, con lo cual, en dicha fase, la que nos indica si a largo plazo son efectivas y seguras, eso está absolutamente probado", indica. 

"No hay nada más seguro que las vacunas"

Conociendo, que más allá de los denominados "grupos antivacunas", están quienes aún tienen dudas y temores de inocularse contra el Covid-19, Restnik, reitera: "Las vacunas son lo más seguro que existe".

"Es simplemente un pedacito de un virus, que no puede hacer nada más que despertar nuestra inmunidad, mientras que el virus puede hacer cosas que no conocemos", explica el científico sobre las vacunas que se están aplicando.

Agrega, en tanto, que aun en los más jóvenes, hay ejemplos de las secuelas que puede provocar el Covid-19. "Es lo que se llama Covid a largo plazo", especifica.

"Otro concepto erróneo sobre las vacunas, es que pueden tener efectos a largo plazo y la realidad es que, una vez aplicadas, a las tres semanas no existe más en nuestro cuerpo nada de la vacuna en sí, lo que queda es lo que produjo, o sea la inmunidad", detalla el biólogo. 

Resnik, es concluyente sobre la vacunación contra el Covid-19: "En todo sentido, no hay nada más seguro que las vacunas y no sólo éstas (para el Covid), que en particular son muchísimo más seguras que otras. Vacunarse, en realidad, es la acción de inyectarse algo que no hace otra cosa que producir inmunidad".

"Apostar al virus en lugar de apostar a la vacuna es un error. Hay gente que cree que el virus es natural y es menos peligroso que algo 'no natural' como la vacuna, que en realidad está hecha de elementos naturales, colocados de tal manera que son inocuas", agrega el científico.

Reitera que seis mil millones de personas son las que ya se vacunaron y si se cuentan "los casos en los que hubo problemas, son poquísimos". Y lo explica de una manera gráfica y entendible: "Son muchísimos menos los problemas por las vacunas, que el de personas que se ahogan con un hueso de pollo en el mundo". 

Resnik, compara las vacunas con los medicamentos que se toman diariamente: "Esos sí generan efectos a largo plazo porque se toman reiteradamente. La vacuna es una o dos dosis y al tiempo ya no existe más en el cuerpo. Lo que queda es la memoria inmune, que es lo que buscamos". 

El científico alude a una columna en este sitio de noticias sobre las distintas vacunas, en donde se cierra con un comentario que alguien realizó en su propia cuenta de Twitter: "Si las milanesas con papas fritas vinieran con prospecto adjunto, nadie las comería". "Totalmente, es así, porque es más peligroso comer milanesas con papas fritas todos los días, que colocarte dos o tres dosis de una vacuna", plantea Resnik.

"Es un engaño al sistema inmune"

Cuando comenzaban a aplicarse, en el sitio Cenital, explicaba: La idea de una vacuna es simple. Una vacuna es un engaño al sistema inmune. Este es complejo y sofisticado, tan sofisticado que tiene todas las instrucciones para adaptarse y pelearle a cualquier invasor, sea bacteria, virus, o lo que sea que no debe estar ahí circulando en el organismo. Pero el sistema inmune no conoce a priori quiénes serán los posibles invasores, y ciertamente no conocía al SARS-CoV2 pero tiene un método para combinar información genética al azar en unas células especializadas (las únicas que pueden cambiar su genoma) para ir probando a ver qué funciona.

El sistema inmune mezcla, prueba y aprende, tira un anticuerpo a ver si sirve, si no prueba con otro, y con otro y con otro hasta que alguno funcione y sea capaz de vencer al invasor. Cuando eso ocurre, el sistema inmune guarda esa información en su memoria, unas células especiales que cuando regresa el invasor saben cómo responder para combatirlo.

Si bien es complejo y sofisticado, el sistema inmune actúa sin importar si el invasor es el virus siniestro real de la naturaleza o solo una muestra del mismo, un fragmento inofensivo. Y eso hace una vacuna: le hace creer al sistema inmune que es el virus real para que cuando este llegue esté preparado.

La Ómicron

Sobre la variante o cepa Ómicron, altamente contagiosa que ya se encuentra en Argentina, señala Resnik que existen algunos datos que estarían indicando que sería menos letal que las demás, aunque aclara que se trata de estudios preliminares: "Lo único más o menos serio que hay hasta ahora, es sobre casos de Gran Bretaña y Sudáfrica, en las que compararon al mismo tiempo a gente que se acababa de infectar con Delta y con Ómicron; y los números de Ómicron son de personas que tienen efectos más leves".

No obstante, aclara: "Ahora bien, hay factores que confunden, como el hecho de que Ómicron escapa un poco a cierta protección de la vacuna para la infección, o sea que está contagiando más a gente vacunada o que fue infectada con el virus antes, es decir a quien ya tiene inmunidad, con lo cual no necesariamente tiene relación con que el virus es más leve, sino con que la gente tiene más inmunidad en general".

"No hay datos exactos y soy escéptico de que los vaya a haber, indicando que una persona que no está ni vacunada ni que nunca tuvo Covid, si tiene Ómicron, será más leve la enfermedad que con Delta", señala.

"La posibilidad de contagiarse con esta variante, por allí puede que sea muy parecida entre vacunados y no vacunados; pero la diferencia es que quien está vacunado la pasará mucho mejor  que quien no está vacunado", señala.

Quien está vacunado, tiene a su sistema inmune preparado

Resnik, explica que quien está vacunado, cuando ingresa el virus, tiene a su sistema inmune preparado.

"¿Cuál es problema de contagiarse y no estar vacunado? Que el sistema inmune se tiene que poner a trabajar desde cero en producir inmunidad, lo que le lleva, al menos, dos semanas o más, por lo que si existe una carga viral muy alta, en esas dos semanas puede progresar la enfermedad a severa, antes de que el sistema inmune arranque", explica. "Cuando tenemos la vacuna, el sistema inmune comenzó hace tiempo a trabajar y está preparado", compara.

"Una vez que estamos vacunados el sistema produce estas células de memoria, que son las T, fundamentales para cuando la enfermedad tiende a progresar, pero también hay células de memoria B, que son las que producen anticuerpos. Si estamos vacunados; el día en que nos llega el virus, esas células recuerdan inmediatamente que tienen que producir anticuerpos y lo hacen, rapidísimo. Esa es la gran diferencia entre estar vacunado y no estarlo", explica Resnik sobre la acción de las vacunas.

"Los que decían que no había que hacer nada..."

Resnik, sobre la evolución de la pandemia en nuestro país, recuerda que "los mismos que decían que no había que hacer nada porque era 'una enfermedad menor', que 'no había que restringir porque peor era parar la economía', bueno, esos mismos comenzaron a contar luego las personas fallecidas", cuestionó.

Sobre el manejo de la pandemia en el país, consideró: "Al comienzo fue muy bueno, los cuidados fueron difíciles de mantener, en donde existieron condiciones culturales, políticas, económicas, que lo hicieron todo más difícil; evidentemente, hay algo que salió mal, porque estamos hablando de más de 100 mil muertes (...) Y la última fase, o la más reciente, para decirlo mejor, que fue la vacunación, creo que ha sido excelente, estando dentro de las mejores vacunaciones del mundo, gracias a la flexibilidad de aceptar vacunas que otros decían que no había que aceptar; de vacunar con primeras dosis cuando estuvieron; de mezclar dosis, que hoy sabemos, es lo mejor que se podía hacer; y finalmente la vacunación pediátrica, que considero que fue el acierto más grande, porque la Argentina tiene cada vez menos gente sin vacunar".

Sobre la posibilidad de nuevas variantes

Resnik, consultado sobre la aparición de nuevas variantes, señala que "mientras el virus circule", eso va a suceder. "Cuando el virus circula, cuando se reproduce, es cuando existen cambios y mutaciones; pero por otro lado, las vacunas funcionan, porque producen inmunidad contra todo el virus, o sea contra las proteínas y las partes del mismo, fundamentalmente contra una proteína, la Spike", señala el científico.

Resnik, indica sobre las mutaciones: "El virus tendría que cambiar muchísimo para que las vacunas dejen completamente de funcionar. No creo que vaya a ocurrir. Y si sucediera, igual tenemos herramientas ya para luchar con eso, porque estas vacunas que se desarrollaron en tiempo récord, van a ser aún más rápidas para adaptarse a una nueva variante, por lo que creo que estamos protegidos en ese aspecto". 

Cuando se le indicó al científico que según los datos oficiales publicados en este sitio en 2020, cuando se dio el pico de la primera ola en octubre de la pandemia, en donde casi se duplicó la tasa de mortalidad en Río Tercero en dicho mes, comparado con el mismo periodo de 2018 y 2019, siendo 35 los fallecimientos en el primer año, el mismo número en el segundo, y 69 decesos en 2020, 46 de personas diagnosticadas con Covid-19, señaló que eso es lo que sucedió en diferentes lugares, no sólo de la Argentina, sino del mundo.

"Es la crisis de nuestras vidas, pero además, es una de las peores pandemias de la historia de la humanidad, porque este virus es quizás el más contagioso (...) Por ello, salir de esto será, además de una felicidad, un logro gigante. Es importante terminar con esto de la mejor manera posible, y considero que estamos en ese camino. Debemos tener precaución con esta nueva variante, pero debemos ser optimistas de que estamos saliendo. Las vacunas son un gran primer paso, y vamos a seguir mejor", concluye el científico argentino.

Te puede interesar