El antiguo proyecto para unir con un canal a tres ríos cordobeses y salir al Paraná

Informes 27/11/2021 Por Fabián Menichetti
El proyecto que nunca se concretó fue presentado a finales del siglo 19. Planteaba construir un canal uniendo a tres ríos cordobeses, saliendo al Paraná. Fue presentado por el propietario de las tierras en donde está hoy Colonia Almada, Tristán Almada, que fue diputado nacional. Quien lo elaboró, fue el primer ingeniero del país, Luis Huergo.
Río Ctalamochita Tercero
Un proyecto que nunca se concretó proponía unir a ríos cordobeses saliendo al Paraná

En varios informes de este sitio, se ha aludido a los proyectos que se elaboraron para hacer navegable al río Ctalamochita (Tercero)-Carcarañá. No es nuevo. La idea surgió inclusive cuando aún lo que es hoy la Argentina estaba dominada por la corona española.

Si bien no hace mucho se conocieron proyectos para crear una llamada "autopista navegable", y hasta en 2017 se firmó un convenio entre el Estado Argentino y el Reino de los Países Bajos para analizar diferentes trazas, si se revisan los archivos históricos, se encontrará otro que data del finales del siglo 19. Y otros, que plantean sólo la utilización del río Ctalamochita (Tercero), el más caudaloso de Córdoba, para salir al Atlántico.

Dicho proyecto del epílogo del siglo 19, proponía unir a tres de los cinco ríos cordobeses que llevaban entonces números ordinales por nombre, aunque luego recuperaron sus denominaciones aborígenes. El mismo, fue elaborado por el primer ingeniero que tuvo la Argentina, Luis Huergo, siendo presentado por el diputado nacional Tristán Almada, dueño de las tierras en donde se fundó la población que actualmente lleva su nombre.  

El río Ctalamochita

De los proyectos para salir hacia el Atlántico desde la provincia de Córdoba, se planteó aprovechar el curso de agua más caudaloso de la geografía mediterránea, el río Tercero (hoy Ctalamochita) hasta los sitios en donde podía ser transitado por embarcaciones de calado pequeño, primero, y en toda su extensión con obras de ingeniería, como puentes, diques y esclusas, en tiempos más cercanos.

El río recorre la geografía cordobesa de oeste a este, llegando al Paraná por el Carcarañá, ya en la provincia de Santa Fe. La propuesta fue siempre que contando con un curso de agua así, se podría utilizar perfectamente al mismo, considerando su caudal.

Una de esas iniciativas, como se ha citado ya en otros informes, correspondió al arquitecto riotercerense Hugo Taravella, entre la década de los '90 y los albores del siglo 21. El profesional que había estudiado el curso de agua en toda su extensión y en todos sus detalles, había bautizado a su proyecto como "Rialco".

El mismo proponía construir una serie de diques y puentes, sin dejar de utilizar, en sectores, los existentes. El primer embalse, estaría ubicado entre Almafuerte y Río Tercero, en donde se preveía también el primer puerto, y así sucesivamente hasta el Paraná, por el Carcarañá.

Proyectaba un sistema de esclusas para convertir en navegable al río para barcazas pequeñas para que pudiera ser realizable. No sólo planteaba que la iniciativa era importante para extraer por vía fluvial la producción de una importante zona del país, sino que contemplaba, además, el aspecto recreativo, con los espejos de agua que se crearían.

Sostenía, en aquel momento, que en dólares era menos costoso que construir una autopista y mostraba los números que le otorgaban la razón. Recorría pasillos oficiales y también buscaba inversores privados. Hasta se creó una comisión de apoyo al proyecto.

Su iniciativa no prosperó y, debe señalarse, hasta despertó algunas sonrisas incrédulas. Taravella falleció en el año 2002, con su sueño de convertir en navegable al Ctalamochita (Tercero), ese que había imaginado como una hidrovía, sin poder concretarlo.

Avanzado el siglo 21, fue la Universidad Nacional de Rosario, la que realizó un estudio de factibilidad para hacer navegable el Tercero - Carcarañá. Contemplaba aquel trabajo, la posibilidad de dos opciones: una, la más extensa, con un primer puerto en la zona de Río Tercero; y la otra, con un primer puerto aguas arriba, ya en la zona de Bell Ville. El estudio, inclusive, planteaba un proyecto más costoso que el de Taravella, elaborado previamente.

Aprovechar los ríos cordobeses

En 2017 el Estado Nacional firmó un convenio con Holanda para analizar la prefactibilidad de construir una hidrovía, paralela al la del Paraná, pasando por los ríos cordobeses, hasta llegar finalmente a un puerto de aguas profundas en Buenos Aires. La idea era analizar diferentes trazas para la construcción de una denominada "autopista navegable".

Una de las alternativas a estudiar consistió en la creación de un canal partiendo desde el norte de Córdoba, hasta Catriló en La Pampa. Desde allí, luego de un "puerto seco", por tren lo transportado llegaría al puerto de Bahía Blanca. El canal tendría unos 635 kilómetros.

Partiría desde Arroyito (río Segundo o Xanaes), pasando por Bell Ville (Tercero o Ctalamochita), La Carlota (Cuarto o Chocancharava), llegando finalmente, como está señalado, hasta Catriló en la Pampa.

Otro de los proyectos, proponía ejecutar un canal de más de mil kilómetros. Había sido gestado en los '90, siendo reimpulsado por el Colegio de Ingenieros Civiles de Córdoba hace algunos años. La iniciativa había sido diseñada décadas por profesores de la cátedra de Obras Hidráulicas de la Escuela de Ingeniería Civil de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).

El proyecto proponía que barcazas cargadas de contenedores partirían desde el río Segundo (Xanaes) a la altura de Arroyito. Pasarían después por Las Varillas, Bell Ville (Ctalamochita), Justiniano Posse, Wenceslao Escalante y La Cesira, al sur de Córdoba. Luego ingresaría en la provincia de Buenos Aires.

Un proyecto más antiguo, el de Huergo

Tristán Almada era el dueño de las tierras en donde se fundó el pueblo que lleva su apellido. Un 27 de enero con los beneficios otorgados por la denominada "ley de colonias", que brindada exenciones impositivas para el loteo de regiones rurales, se aprobaban los planos de la "Villa de la Colonia Almada". 

Si bien Almada fue el gestor para que naciera la localidad, el loteador -se recuerda- fue Emilio Lamhote, quien le había comprado las tierras. Pero existe otro detalle sobre Almada, que era diputado nacional: fue quien presentó el proyecto del primer ingeniero del país, Luis Huergo, para unir a tres de los cinco ríos cordobeses, el Primero (Suquía); el Segundo (Xanaes) y el Tercero (Ctalamochita), a través de un canal. 

Almada, había sido senador provincial de Córdoba y vicepresidente de esa cámara en 1891. Luego, asumiría como diputado nacional, banca legislativa del Congreso Nacional, durante dos períodos consecutivos. 

Aquella obra, considerada faraónica para la época, aunque se aseguraba que realizable, nunca pudo concretarse. La iniciativa se conoció como "Canal Huergo". El diario Los Principios de Córdoba señalaba por entonces que el mismo partiría desde Córdoba en el río Primero; pasaría por el río Segundo y seguiría hacia Villa María, alcanzando el río Tercero.

Luego llegaría hasta Bell Ville y tendría su punto culminante en el río Carcarañá, formado por el Tercero y el Cuarto, saliendo finalmente al Paraná. La inversión establecida para aquel canal que nunca se construyó era de “seis millones de pesos oro sellado”. Las obras -establecía el proyecto- debían quedar concluidas y entregadas al servicio público a los cinco años de firmado el contrato. Claro que las obras proyectadas nunca se realizaron.

Una nota de El Diario de Villa María, escrita por Luciano Pereyra, recuerda que el 31 de julio de 1889 se autorizó por ley la realización de un estudio de un canal navegable desde Córdoba al Paraná y se confió al ingeniero Huergo esa tarea. El 25 de febrero de 1890 presentó los planos y un extenso informe al Departamento Topográfico.

Planteaba: “La traza del canal arranca del río Primero y Segundo, en el punto que se encontró más favorable a este objeto. Sigue la traza por el oeste del ferrocarril hasta antes de llegar a Villa María, donde la cruza pasando al este y norte de la línea y continúa costeando el río Tercero hasta cruzarlo en Carcarañá, después de haber atravesado el arroyo Tortugas, dirigiéndose finalmente al Puerto de San Lorenzo, donde termina”.

Los proyectos que nunca fueron...

El proyecto de Huergo era presentado, como está señalado, por el diputado Almada en el Congreso de la Nación en 1897. Era aprobado ese mismo año, pero nunca se concretó. 

En la nota del diario villamariense, se citan algunos párrafos de Huergo. Uno de ellos alude específicamente al Tercero (Ctalamochita), en donde señala que el mismo, inclusive, era navegable hasta un punto específico.

Recordaba Huergo: “…este río se ha reconocido y navegado en pequeños buques, desde el Paraná hasta el paso que llaman de Ferreira, distante 30 leguas de la ciudad de Córdoba". Se indica que existieron intereses, como los de la compañía inglesa que tendía el ferrocarril, y que observaba a un canal de este tipo como un serio competidor, impidiendo su concreción. El mismo sería retomado años después, aunque los vaivenes del país, en materia de políticas de Estado -se asegura- también resultaron un impedimento para realizarlo.

El o los proyectos más recientes, en donde se planteó inclusive un estudio de factibilidad, como se puede apreciar, no fueron los primeros ni los únicos para extraer la producción por vía fluvial desde la zona central del país. Existieron otros, más antiguos, como el de Huergo, convertido en ley, con la inversión y hasta el plazo de ejecución para concluirlo.

Y estuvieron las otras iniciativas y estudios de factibilidad, planteando no construir un canal, sino aprovechar un curso de agua caudaloso como el Ctalamochita (Tercero), creando una hidrovía, con una serie de obras, con salida al Atlántico por el Paraná.

Ninguna de ellas pudo concretarse. 

Fabián Menichetti

Locutor M.P 7724 - Periodista - Editor Tercer Río Noticias. Director periodístico Mestiza Rock - Autor de los libros: Noviembre (1997) y Esquirlas de Noviembre (2011)

Te puede interesar