Villa Ascasubi cumplió 132 años, aunque su historia se remonta a cuatro siglos

Como cada 25 de septiembre, Villa Ascasubi recordó cuando en 1889 pasó a denominarse con el nombre que tiene en la actualidad. Hasta entonces era conocida como "Capilla de Rodríguez". Es una de las poblaciones más antiguas y con más historia de la provincia.
Villa Ascasubi Capilla de Rodríguez
Capilla de Rodríguez, Villa Ascasubi ayer, y la población hoy

Hoy una población de Córdoba podría llamarse "Capilla de Rodríguez". Fue así hasta 1889, cuando el Gobierno Provincial decidía rebautizarla como "Villa Ascasubi". La decisión del nombre se adoptó en homenaje al escritor costumbrista Hilario Ascasubi. Como Villa Ascasubi, cada 25 de septiembre celebra su cumpleaños. En 2021, son 132 primaveras, pero su historia se remonta a unos cuatro siglos. 

En el sitio oficial del municipio, se recuerda: Villa Ascasubi surgió en la segunda mitad del siglo XVI con el nombre de Capilla de Rodríguez, recostada en la margen norte del río Tercero o Ctalamochita, en un ambiente de defensa de la usurpación con el malón de los originarios nómades del sur, originalmente “pampas” (...)

Agrega que los realistas se instalaron en la zona con encomiendas indígenas a cargo y beneficio del conquistador, y conforme a las designaciones provenientes de la Gobernación de Córdoba del Tucumán.

La encomienda

La encomienda autorizaba el servicio personal de los dueños originarios de las tierras a favor del encomendero. El mismo, como contraprestación, debía procurar su conversión a la religión católica.

Esto suponía la construcción de espacios para la práctica religiosa. El primer encomendero de lo que actualmente es Villa Ascasubi, fue un capitán de apellido Rodríguez. Era uno de los oficiales de las tropas de Gerónimo Luis de Cabrera, fundador de la ciudad de Córdoba en 1573.

Ya en 1662 los archivos coloniales señalaban la existencia de una capilla que había sido destruida por un malón proveniente del sur del río Ctalamochita. En realidad, el curso de agua actuaba como barrera natural ante el avance de los pueblos originarios, aunque en ocasiones los mismos lo sorteaban.

Un tal Juan Francisco Rodríguez 

En 1728, el diocesano de Córdoba de la Iglesia Católica José de Sarricolea y Olea, autorizaba la fundación, o se le daba el título de capilla al oratorio allí construido por un descendiente del primer encomendero, Juan Francisco Rodríguez, del que tomaba su nombre: Capilla de Rodríguez. Era designada como patrona la Virgen de la Inmaculada Concepción. Así se llama la iglesia actual, en el centro cívico, con más de un siglo, y cuyas campanas son las que por centurias sonaron en el antiguo y fundacional templo religioso.

Dichas capillas, como la de Rodríguez, en tierras escasamente ocupadas por los europeos, constituían avanzadas de imposición de culturas para captar a los originarios, al acatamiento de leyes y costumbres ibéricas desconocidas y que no les eran propias. Simultánemente se convertían en "casas-fuertes, pequeñas fortalezas" (fortines). Allí se resistía a la defensa que los aborígenes ejecutaban a la conquista europea de sus tierras.

villaascasubi-iconcepcion22

En 1805 la actividad religiosa del Presbítero Benito Lascano, lograba afincar en torno de la capilla unas cincuenta familias de habitantes originarios convertidos al catolicismo. Provenían de tolderías sureñas. Comenzaba la actividad de labranza de tierras. Esto motivaba la llegada de diversos inmigrantes europeos.

Una vez más, para encontrar registros históricos de esta zona del Tercer Río, se cita y recurre al libro del militar inglés Alexander Gillespie, cuando luego de las primeras invasiones de 1806, con otros, fueron llevados, remontando el Ctalamochita, prisioneros a San Ignacio, ubicado en las sierras calamuchitanas.

En ese trayecto, como ya se ha recordado en informes publicados por este sitio, se dedicó a escribir un diario de viaje. El mismo se convirtió, luego, en un libro llamado "Buenos Aires y el Interior", editado en Europa. En el texto Gillepie recuerda por ejemplo al "pintoresco pueblito de Capilla de Rodríguez".

La Capilla era, siglos atrás, sede del curato que abarcaba una extensa zona del centro cordobés y un pequeño caserío se ubicaba en sus inmediaciones. Así lo deja en claro el registro escrito de Gillespie. 

De Capilla de Rodríguez a Villa Ascasubi

En 1889 se realizaba la traza del poblado que sería la comunidad actual. Estuvo a cargo del ingeniero Fernández Ponce. Así se estableció la fecha del 25 de septiembre de ese año como la fundacional.

historia-villa-ascasubi-1024x706-1

Ese día, un decreto del gobernador Marcos Juárez aprobada el loteo de lo que hasta entonces era un paraje conocido como Capilla de Rodríguez, con un nuevo nombre; el de Villa Ascasubi, en homenaje al poeta nacional Hilario Ascasubi, muy reconocido en aquellos tiempos aunque sin relación con esta zona.

La Capilla pasó entonces a tener la categoría de Villa, que se encontraba sobre el trazado del Camino Real que unía el Alto Perú con Buenos Aires. Fue así que se rebautizó a la comunidad como Villa Ascasubi.

Hoy, con sus más de 2.500 habitantes, la población ofrece no sólo una moderna infraestructura, sino, además, la belleza de su balneario recostado sobre la margen norte del Ctalamochita. No obstante, su historia, es un sello que la convierte en una de las comunidades más antiguas de toda la zona.

multimedia.normal.9b42d28a29dbd2e9.56696c6c612041736361737562692041c3a972656120315f6e6f726d616c2e77656270

Un camposanto que emergió de la historia

De esa edificación, esto es aquella iglesia, hoy sólo quedan sus cimientos y la construcción parcial de una réplica. La misma, por su antigüedad, podría ser una de las reliquias históricas del interior cordobés.

En la gestión del exintendente, José Suescun (ya fallecido), cuando se ejecutó parte de la red de agua corriente, surgieron restos óseos cerca de la capilla. Aquel jefe comunal era un apasionado por la historia de su pueblo. La investigación para conocer de dónde provenían los restos, determinó que alrededor del viejo templo había existido un camposanto. “Era el único cementerio que había en toda la zona”, señalaba hace varios años, Suescun, en una entrevista con quien escribe para una nota publicada en La Voz del Interior.

Se supone, aunque no hay certezas, que quienes fueron sepultados en el lugar, en su mayoría eran integrantes de pueblos originarios, quienes habían sido víctimas de una epidemia de viruela. 

El recuerdo imborrable del primer nombre

La población celebra como Villa Ascasubi su cumpleaños cada 25 de septiembre, pero "Capilla de Rodríguez" se mantiene aún como el nombre de su partida de nacimiento original, aunque no se pueda precisar la fecha exacta de cuándo se colocó el primer ladrillo de aquel antiguo templo, cuyos cimientos de su segunda construcción aún se encuentran a poca distancia del río, muy cerca del Balneario Municipal.

La permanencia de aquel nombre original perduró. Tanto es así que la emisora local "Radio Capilla de Rodríguez" lo adoptó para que el mismo no perdiera vigencia, rescatando los orígenes de la comunidad, esos que se remontan a más de 400 años, los que conforman una interesante historia para conocer.

Los habitantes muestran con orgullo el nombre de su pueblo, cambiado hace 132 años, pero también el de aquella partida de nacimiento imaginaria que casi le otorga la misma edad que tiene la capital provincial.

Fabián Menichetti

Locutor M.P 7724 - Periodista - Editor Tercer Río Noticias. Director periodístico Mestiza Rock - Autor de los libros: Noviembre (1997) y Esquirlas de Noviembre (2011)

Te puede interesar