Periodistas: informar hoy más que nunca, con responsabilidad y honestidad

Análisis 07/06/2021 Por Fabián Menichetti
El año pasado en plena pandemia, se publicaba una columna similar a esta. Ha pasado un año, y atravesamos la peor parte de esta crisis sanitaria de la denominada "segunda ola". El periodismo, hoy, debe ser más responsable y honesto intelectualmente que nunca.
Periodismo
El periodismo, informar desde el interior del interior

Somos, especialmente aquí, en el interior del interior, periodistas de tiempo completo. Y en estos tiempos, de mayor tiempo completo que nunca. Somos, especialmente aquí, ciudadanos que preguntamos lo que otros quisieran preguntar. Por supuesto que en este tiempo, hay demasiado por preguntar y, sin dudas, para informar. Nunca imaginamos, que estaríamos atravesando semejante crisis sanitaria. En realidad, nadie lo imaginó.

Simplemente somos ciudadanos, que intentamos defender un derecho que nos corresponde a nosotros y al resto de la sociedad, porque es de todos: el derecho a la información. ¿Somos, algunos y algunas, periodistas militantes? Sí, somos militantes por la verdad, porque en la verdad y en la honestidad intelectual, se basa este oficio.

Somos periodistas, porque quisimos en alguna oportunidad preguntar. Somos periodistas, porque quisimos comunicar. Somos, especialmente aquí, en el interior del interior, esas mujeres y esos hombres, que no son diferentes a otros hombres y otras mujeres. Corremos como el resto para llegar a fin de mes. Nos emocionamos como el resto. Sufrimos como el resto. Reímos como el resto. Reclamamos como el resto. Somos parte del resto.

En ocasiones, no suelen secundarnos ejércitos de productores y colaboradores. Ese es el valor agregado de ejercer el periodismo y la comunicación social, en muchos de los casos, en el interior del interior, generando productos en los medios, que aun así, por supuesto, no tienen nada para envidiarles a los que se difunden desde las grandes capitales.

Vale la pena ser lo que somos. Vale la pena ejercer el periodismo y no "otra cosa". Y de esa "otra cosa", hoy, en muchos de los medios grandes, no "grandes medios", hay demasiado.

Se celebra el Día del Periodista. El 7 de junio de 1810 Mariano Moreno fundaba la "Gazeta de Buenos Ayres", primer periódico de la etapa independentista argentina.

La Primera Junta indicó por decreto su fundación por ser necesario anunciar al público los actos oficiales y las noticias exteriores y locales. Sus primeros redactores fueron el propio Moreno, Manuel Belgrano y Juan José Castelli. La sensación, en esta parte de la historia que nos toca, es que a Moreno, lo envenenan, una y otra vez, en alta mar; que Belgrano muere, una y otra vez, olvidado y en la pobreza; que Castelli, es procesado, una y otra vez, injustamente, sólo por ser el Orador de aquella Revolución, aún inconclusa, aún postergada.

Y por suerte, en ocasiones, demasiadas, la sensación es que son miles y miles, quienes intentan reivindicarlos ejerciendo este oficio, sin ser amanuenses y voceros del poder perenne, que siempre actúa, como entonces, oculto entre las sombras. Ya lo escribió Rodolfo Walsh, asesinado por la dictadura: ″El periodismo es libre o es una farsa.”

A esa farsa, algunas y algunos, que dicen ejercer el "periodismo", la reeditan en el día a día. No tienen límites. Lo hicieron antes. Lo continúan haciendo hoy, en un tiempo complejo, demasiado. Esto, hay que señalarlo, separar lo responsable y honesto en este oficio, de quienes lo continúan mancillando, impunemente. No denunciarlo, sería un acto hipócrita.

Hablamos de un virus en la actualidad, pero existe otro igual de dañino, y que no surgió ayer: el odio. Lo promueven algunas personas que están en ciertos medios. Lo diseminan, logran que se contagie. Son las y los grandes traficantes del odio, beneficiando a intereses corporativos, que nada tienen que ver con el interés común de las mayorías.

El resto de quienes ejercemos el periodismo, como está señalado, es necesario que lo denunciemos. Lo expongamos. No hacerlo, nos convierte en cómplices de quienes se valen de los medios, no para informar al conjunto, sino para el beneficio de selectas minorías. 

En estos días, se agrega, en este oficio, además, informar, en el medio de la tragedia sanitaria que se está padeciendo, de manera responsable, y analizar la realidad, con datos comprobables, ergo, ser extremadamente rigurosos en nuestra tarea de comunicar.

Un colaborador nos envió esta frase de Tomas Eloy Martínez: "Si de algo depende el periodista es de la verdad, y lo único que le indica el lugar de la verdad son las fuentes de información que maneja (siempre más de una sola) y el peso insobornable de su conciencia". 

De eso se trata. 

Y más en este tiempo. 

El agradecimiento de Tercer Río Noticias, por la infinidad de saludos por el Día del Periodista, que continúan llegando a nuestras líneas de comunicación. Sinceramente.

Fabián Menichetti

Locutor M.P 7724 - Periodista - Editor Tercer Río Noticias. Director periodístico Mestiza Rock - Autor de los libros: Noviembre (1997) y Esquirlas de Noviembre (2011)

Te puede interesar