Ferrer anunció medidas y pidió más "conciencia social" por el Covid-19 en Río Tercero

Río Tercero 16/03/2021 Por Tercer Río Noticias
"Podemos tomar algunas medidas, pero no podemos resolver un problema que es mundial, no de la ciudad de Río Tercero", señaló el intendente Marcos Ferrer, ante el aumento de contagios de Covid-19 en las últimas semanas en la ciudad. Habrá restricciones en la actividad nocturna y más controles.
Ferrer 16032021a

El lunes se registraron en Río Tercero 38 contagios de Covid-19, la cifra más alta desde el pasado 5 de noviembre. "Es un número considerablemente alto de los que veníamos teniendo. Hemos estado en una situación epidemiológica peor en algún momento en la ciudad, pero no deja de ser llamativo el salto", señaló el intendente Marcos Ferrer. Anunció restricciones en los "boliches" nocturnos, refuerzo de controles en locales comerciales y en la vía pública por el uso de barbijos, factor de ocupación y llamó a la "conciencia social".

El jefe comunal estuvo acompañado por el jefe de la Unidad Regional Departamental Tercero Arriba de la Policía, comisario mayor Dante Arévalo, con asiento en la ciudad. Explicó que su presencia en la conferencia fue porque el control de la vía pública corresponde al municipio, pero también a la fuerza policial provincial.

Ferrer brindó la conferencia el martes. Planteó la situación actual por la pandemia del Covid-19. Señaló que se mantuvo una estabilidad (de contagios) en los últimos meses "con las actividades que están funcionando". "No quiero estigmatizar actividades: decir 'estos son los culpables del problema'. No es así, los culpables del problema somos los ciudadanos que no nos estamos cuidando y cuando vamos a la calle lo vemos", indicó.

"Los culpables somos todos, que nos relajamos, no hay una actividad que tenga la culpa. Lo quiero dejar en claro, porque nos paramos en verdades absolutas diciendo 'son los boliches, son los bares, son los gimnasios', y no es una actividad, es la sociedad en su conjunto. Asumamos la responsabilidad que nos compete", señaló.

"Si estamos mirando al costado buscando el problema, no lo vamos a resolver, y el problema somos todos, porque hay fiestas clandestinas, reuniones en donde no se respetan los protocolos, porque no se está usando el barbijo. Y más allá de que apliquemos restricciones sobre alguna actividad, esa no es la causa del problema", indicó Ferrer. 

Recordó que la edad promedio de contagios es de 34 años, con dos extremos: 16 y 85 años. Los datos surgen de la semana del 9 al 15 de marzo. "Los promedios son peligrosos, porque si bien la edad del mismo es baja, hay gente que es de riesgo", enfatizó el jefe comunal.

Recordó que hay variantes nuevas del virus, "que no están en Argentina, pero están muy cerca". "Están en Brasil, más letales y mucho más contagiosas", dijo. El intendente señaló que "estamos en la segunda ola" de la pandemia. "No Río Tercero, la Argentina", agregó. 

Boliches y más controles

Ferrer indicó que habrá restricciones. "Es sobre todo por el promedio de edad de los contagios que vamos a restringir la actividad nocturna", indicó el jefe comunal. "Los boliches que estaban habilitados como bares dejarán de estarlo y van cerrar a partir de ahora", especificó. La medida será, en principio, por tres semanas. Y luego se analizará.  

Aclaró que en su caso "es de los que piensan que (con respecto a esa medida) que debe analizarse, porque también la consecuencia de esta decisión es posiblemente estar mandando a los chicos a la clandestinidad de nuevo".

No habrá restricciones en locales gastronómicos, pero sí se controlará que se cumpla con el factor de ocupación y las medidas de bioseguridad, al igual que en el resto de los comercios.

El intendente recordó que muchos aluden a los "boliches" pero "no estamos viendo -prosiguió- que también hubo una fiesta de cumpleaños hace una semana en donde hubo 20 (hisopados) positivos y no pasó en un boliche". "Vinieron 50 pasajeros de Bariloche y 30 fueron positivos. Esto requiere de un compromiso social", reiteró el jefe comunal.

Por otra parte, señaló que se intensificará "el control del uso de barbijo y elementos de seguridad". Señaló que personal de la Secretaría de Seguridad, saldrá esta semana al centro de la ciudad fundamentalmente a "hacer controles severos en los locales comerciales por el cumplimiento de cantidad de personas, factor de ocupación, barbijos y elementos de bioseguridad". "Insisto que se requiere de un compromiso de los actores sociales", dijo.

"No vamos a hacer milagros, haremos lo posible, lo que nos compete como Estado", agregó. Se realizarán, además, amplió, controles de anosmia (falta de olfato) y de temperatura. 

"Necesitamos de la colaboración de la gente"

"Necesitamos de la colaboración de la gente, porque hoy es mucho más complejo y en todos lados la primera ola está siendo peor que la primera", señaló el intendente. Recordó que en la "primera ola", la ciudad estuvo con el 90 por ciento de ocupación de camas. 

"Tenemos una ventaja y es que se está vacunando pero el proceso viene lento, no por la gente de acá, sino por la cantidad de vacunas de las que disponemos", indicó. Y enfatizó: "Tomemos conciencia del problema que estamos teniendo y hagámonos responsables como ciudadanos de resolverlo. No lo va a resolver el intendente".

Ferrer, reiteró que la comunidad conoce que no es "amigo de las restricciones". "Me he enfrentado al COE con respecto a las restricciones, porque no creo que sean una solución y sigo sosteniendo exactamente lo mismo, pero también necesito un compromiso ciudadano y de aquellos que hacen distintos tipos de actividades de que los protocolos se respeten".

Sobre las prevenciones y su distensión en la comunidad, ante una consulta, señaló como ejemplo, que "hay gente que sale directamente sin el barbijo". "Si se cumplen los protocolos, si el problema no está en los comercios, me alegro, pero detectaremos en donde está, por eso le he pedido al comisario (Dante) Arévalo, que me acompañe hoy, porque la vía pública es responsabilidad de ambos, y vamos a trabajar en conjunto para el control", expresó.

Reiteró que cerrar los boliches puede provocar que los jóvenes concurran al río a fiestas clandestinas: "No sé si es la solución, no tengo el manual para tomar decisiones. Son en función de criterios comunes que tenemos en el equipo y lo que analizamos de la sociedad".

Sobre los eventos deportivos, especialmente al aire libre, como el fútbol, señaló que si las personas se encuentran en "la tribuna, con barbijos y distanciamiento" no debería ser un problema. Recordó que no quiere comenzar progresivamente a restringir actividades. "Ya lo hemos visto, que a la curva (de contagios), con el máximo de restricciones no la podíamos frenar tampoco. Estaban todas las actividades cerradas y la curva seguía hacia arriba. Creo que la solución pasa por comprometerse cada uno con lo que tiene que hacer", señaló.

  

Te puede interesar