El futuro Papa que no fue Bergoglio y celebró una misa en Punta del Agua

Anécdotas 28/02/2021 Por Tercer Río Noticias
Ocurrió en la primera mitad del siglo 19, en la capilla de la población. Se llamaba Mastai Ferretti, quien sería luego el Papa Pío IX.
Papa Pío IX
Pío IX, años después de estar en Punta del Agua

No sólo que sería Papa, a los pocos años, sino que se convertiría en el que por mayor lapso se mantuvo como sumo pontífice de la Iglesia Católica, además de ser el último de los denominados "Estados Pontificios". Aún como sacerdote, celebraría una misa en la región.

Ocurrió hace muchos años, allá por 1824, en Punta del Agua, departamento Tercero Arriba. Un sacerdote que pasaba por el lugar, transitando el Camino Real, sería el encargado de celebrar una misa en la primera iglesia de la población, reemplazada luego por otro edificio. A los pocos años sería elegido como la máxima autoridad del catolicismo. Sería Pío IX.

Punta del Agua, es una de las poblaciones que más historia tiene en la zona de Tercero Arriba, Córdoba, y una fuerte raigambre religiosa del catolicismo. El hecho es casi desconocido en ese contexto: cuando despuntaba el siglo 19 y habían pocos años de la declaración de la Independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

La patrona de Punta del Agua es la Virgen del Rosario. No es casual que precisamente haya sido esa virgen la que se decidió venerar históricamente en la población. Cuando Jerónimo Luis de Cabrera fundó Córdoba, la avanzada de los ejércitos españoles, que se iban quedando con las tierras, en virtud de las armas y el atropello, de sus dueños originarios, hacia el sur de la actual capital provincial, fue encomendada a la Virgen del Rosario. 

En 1727, una familia de apellido Vásquez mandó a construir una antigua capilla, aunque luego, en el siglo 20, se construyó otro templo, en el mismo lugar en donde había estado aquel edificio. Fue uno de los primeros del catolicismo en la región. La población, ubicada a no mucha distancia de Hernando, fue una posta y merced muy antigua, adjudicada primeramente a Pedro Ferreyra de Aguiar en 1689. Pasa por la misma el arroyo Tegua. 

Se dice que entre 1817 y 1823 de los 10 viajes realizados por el General José de San Martín por el camino Real entre Buenos Aires y Mendoza, varios de los mismos pasaron por Punta del Agua. Era un sitio importante en el camino de entonces. Puede que, aunque se trate de un ejercicio contrafáctico, la población sería mucho más grande que en la actualidad, si el tendido férreo para el tren hubiera pasado por allí y no por Hernando, como sucedió.

La devoción religiosa en la comunidad, como está señalado, proviene desde sus comienzos. Inclusive se cuentan leyendas de que la virgen detenía a los malones, provenientes del sur. 

El futuro Papa y beato

Cuando transcurría el año 1824, un sacerdote llamado Giovanni Maria Battista Pellegrino Isidoro Mastai Ferretti, tal su nombre completo, celebraría una misa en aquel primer y antiguo templo. Hasta allí, nada fuera de lo común, considerando, como está señalado, que se trataba de un punto importante en el Camino Real entre Buenos Aires y Mendoza.

Ferretti, en 1923, había sido enviado como auditor del delegado apostólico ante Chile, Monseñor Muzzi. Por lo tanto, en sus viajes desde Buenos Aires al país trasandino, no suena para nada extraño que haya pasado en su viaje por el lugar, oficiando una misa.

La misión había llegado a Montevideo, Uruguay, el 1 de enero de 1824 y a Buenos Aires el 3 de enero de aquel año, recorriendo luego las Provincias Unidas del Río de la Plata. 

Seguramente, lo que nunca imaginarían aquellos primeros habitantes de Punta del Agua, era que ese sacerdote nacido en Roma, a cargo de la celebración religiosa, a los tres años sería elegido como máxima autoridad de la Iglesia. Su papado perduraría por 31 años, siendo el segundo más extenso o el primero, si se considera que el más largo es atribuido a San Pedro, algo que no se puede determinar. Fallecía un 7 de febrero de 1878. 

Además fue el último soberano de los Estados Pontificios. Se trataba de los territorios en la península itálica bajo la autoridad temporal del papa. Se encontraban entre los principales Estados de Italia, se estima que desde el siglo VIII hasta que la península fue unificada en 1861 por el Reino de Cerdeña. Entre 1870 y 1929, el papa no tuvo ningún territorio físico y el Vaticano estuvo bajo soberanía italiana. En 1929 sería un estado independiente.

Se recuerda que Pío IX, cuyo nombre tomó en honor a Pío VII, era alguien culto y lo que sería un reformista. Al ser elegido proclamó una amnistía para los presos con delitos políticos e instituyó La Consulta, una cámara deliberante de representación popular (pero elegida no por sufragio universal, sino censitario) que propició una mayor participación ciudadana en el gobierno de los Estados pontificios. Abolió el antiguo gueto judío de Roma. 

Durante su papado, además, se inició en la Iglesia el denominado "catolicismo social". Surgió para defender los derechos de los trabajadores tras la revolución industrial. Se trata de la llamada "doctrina social" de la Iglesia. El Papa Juan Pablo II lo declaró beato en 1985.

Que un Papa argentino, como Jorge Bergoglio, hubiera oficiado una misa en una población de la región, cuando aún no había sido elegido como pontífice máximo de la Iglesia Católica, no sería para nada extraño; pero sí, por lo menos es interesante rescatar en la historia, que lo hizo un sacerdote italiano, de paso por esta zona del país, antes de llegar a su papado.

Te puede interesar