Ni los terremotos pueden detener la estupidez y perversión viralizadas

Opinión 19/01/2021 Por Fabián Menichetti
Apenas sucedido el terremoto de San Juan, en donde miles de personas, no sólo de esa provincia, sino del país, se alarmaron por el mismo y por las consecuencias que podía haber tenido, circularon audios virales, falsos por supuesto, imágenes que no eran del lugar, y otras miserias humanas que ejercitan algunas personas, dañando a otras, por supuesto.
Celular Redes

No es la primera ocasión. Ocurrió con la pandemia. Sucede en otras situaciones críticas que suelen atravesarse. También pasó ahora, con el terremoto que sacudió a San Juan en la noche del lunes y que alarmó a todo el país. Otra vez, la estupidez y la perversión.

Poco después de que se registrara el sismo de 6.4 grados, y cuando se sucedían las réplicas del mismo, comenzó a viralizarse un audio, en donde alguien, supuestamente de Córdoba, ya que se escucha "mira, pasó el trole de nuevo", manifestaba que por una información del "servicio sismográfico argentino o algo por el estilo (...) a las dos de la mañana se espera una réplica como de 8 puntos, así que bueno, estén atentos, el que pueda que duerma vestido". Es un ejemplo de la estupidez de ciertas personas y, además, de su ignorancia.

Cualquiera que siguiera las noticias, conocía que no existe un "servicio sismográfico argentino o algo por el estilo", sino que se trata del INPRES, siglas del Instituto Nacional de Prevención Sísmica, y que los movimientos por su magnitud, se miden en grados, no en "puntos", como lo señala quien se supone gracioso con el remate del audio. Además, la magnitud de los terremotos, no se puede predecir. No obstante, el audio reenviado por WhatSsapp, y que también llegó a este sitio, fue suficiente para generar temor.

Todo indica que no fue el único enviado por estas personas, que más allá de generar repudio, una vez conocida la falsedad de lo que viralizan, provocan una profunda tristeza de conocer que disfrutan con ello y que de perversas pasan a ser víctimas de su propia ignorancia. De hecho, medios sanjuaninos, advirtieron sobre la viralización de audios y hasta de imágenes que se estaban publicando en las redes y que no correspondían a lo sucedido en dicha provincia, cuando aún se intentaba conocer las consecuencias.

El audio citado en el comienzo, es sólo un ejemplo. En otros casos, no son estúpidos, sino que son perversos. Están bien elaborados, con datos que no yerran como en el citado, y que, en muchos de los casos, persiguen, más que asustar, motivar conmoción social, como está expresado, algo que sucedió en el inicio y en el transcurso de la pandemia. Las motivaciones son diversas, desde la estupidez a otros intereses, por supuesto.

Lo que debe hacerse, una vez más, cuando suceden este tipo de hechos, como el terremoto o cualquier otro evento que se produzca y que involucre a la comunidad, es no reenviar dichos audios, no compartir publicaciones engañosas en redes sociales, las que, más allá de que pueden convertirse en una herramienta útil para la comunicación, en muchos de los casos, demasiados, terminan por transformarse en una destilería del odio, de noticias que no son ciertas y en el terreno fértil para que se propague la estupidez de ciertas personas.

La mejor manera de informarse, ante situaciones como la ocurrida, es recurrir a los medios habituales de comunicación, portales digitales en donde esté el responsable de los mismos, canales o radios, tratando de elaborar un menú informativo variado para que cada quien tenga su propia conclusión. Si bien, existen diferentes líneas editoriales, que rayan con el sensacionalismo y en muchos de los casos con la tergiversación, a través de los títulos, no inocente, por supuesto, jamás, en ninguno de los casos, brindarán una información falsa, como la citada en el audio. Existen ciertos límites en los medios tradicionales. Este es uno.

Como está señalado, lo mejor es no compartir y no reenviar este tipo de publicaciones, ya sean audios, imágenes o videos de los que no se conocen quienes los elaboraron y menos aún la fuente, en muchos casos citada, y que no es real. Sólo con reproducir este tipo de publicaciones, se está diseminando el temor social, y se agrega a una situación que ya es compleja, otro elemento que la hace aún más compleja y dañina para la sociedad.

Al fin y al cabo, es como lo señalaba Albert Einstein: "Dos cosas son infinitas: el universo y la estupidez humana; y yo no estoy seguro sobre el universo".

Podría agregarse, además, la "perversión" de ciertas personas. 

Fabián Menichetti

Locutor M.P 7724 - Periodista - Editor Tercer Río Noticias. Director periodístico Mestiza Rock - Autor de los libros: Noviembre (1997) y Esquirlas de Noviembre (2011)

Te puede interesar