En Río Tercero se recordará con una actividad especial a "Pocho" Lepratti

Río Tercero 17/12/2020 Por Tercer Río Noticias
Desde el Espacio de Jóvenes de la CTA-A, se informó que se va a realizar la primera edición de la bicicleteada en homenaje a Claudio "Pocho" Lepratti. Militante social que trabajaba en merenderos de Rosario, entre otras acciones solidarias, fue asesinado en diciembre de 2001, en una escuela por la policía. De su vida nació, entre otros recuerdos en su memoria, el tema de León Gieco "El Ángel de la Bicicleta".
Pocho Lepratti

Desde la CTA Autónoma Regional Río Tercero, se informó que desde el Espacio de Jóvenes de la CTA y por primera vez en la ciudad se realizará la primera edición de la bicicleteada en homenaje a Claudio "Pocho" Lepratti. La misma será para recordar su vida y su militancia, arrebatada por la policía mientras daba la merienda en el Barrio Las Flores de Rosario un 19 de diciembre de 2001.

Según se amplió, los Jóvenes de CTA lo recordarán "con esta bicicleteada, una de tantas que se van a realizar en todo el país y finalizando con una muraleada en el predio de ATE (en el ex Circulo Medico) de Barrio Parque Monte Grande". Se recuerda que "Pocho" Lepratti, también era afiliado a ATE por ser auxiliar de la educación.

Quienes quieran participar de dicha actividad deben hacerlo en bicicleta, con tapaboca y el distanciamiento social, este sábado 19 a las 9 en Mosconi y Esperanza (Sede de la CTA y ATE).

La historia del "Ángel de la Bicicleta"

A fines de 2001, Pocho Lepratti trabajaba como auxiliar de cocina en el comedor de la escuela número 756 «José M. Serrano» del barrio Las Flores, un humilde sector del sudoeste rosarino. 

El 19 de diciembre, en medio de la crisis de 2001, policías llegados desde Arroyo Seco, comenzaron a disparar en el fondo de la escuela. Lepratti subió al techo para defender a los menores que en su interior se encontraban comiendo. Se asomó gritando: "¡Hijos de puta, bajen las armas que aquí solo hay pibes comiendo!"

Fue allí cuando uno de los policías le disparó, hiriéndolo mortalmente. El hecho motivó el procesamiento y posterior condena a 14 años de prisión para Esteban Velásquez, autor del disparo, dictada por el juez de sentencia, Ernesto Genesio. Desde ese momento Lepratti se convirtió en símbolo de la resistencia de los sectores más vulnerables de Rosario. 

Señala el portal El Entre Ríos: (...) estudiante de Derecho, seminarista sin pretensiones de cura, trabajador estatal, militante de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y un precario guitarrista. Pero por sobre todas las cosas fue –recuerdan amigos y familiares– un joven con una mirada profundamente sensible respecto de las injusticias, esas que tanto abundan en Argentina y el mundo entero.

En marzo de 2003 se publicó el libro "Pocho vive". En el mismo colaboró el sacerdote Montaldo, con historias sobre el trabajo diario de Lepratti, detalles de la investigación de su asesinato, y un análisis de los grupos de personas marginadas Unidos por la Solidaridad. Lepratti había seminarista, pero había abandonada su idea de ser sacerdote, se recuerda.

El libro fue dedicado a la memoria de Orlando Lepratti, el padre de "Pocho", que falleció a los 61 años, en diciembre de 2004, tres años después del asesinato de su hijo.

"Pocho" Lepratti, participaba activamente como delegado de base de la ATE (Asociación Trabajadores del Estado) de Rosario y como congresal de la delegación Rosario de la CTA. Es por ello que también, como está señalado, en Río Tercero, se realizará una actividad en su memoria.

Existen cientos de escritos y expresiones artísticas que lo recuerdan. En diciembre de 2006, en Concepción del Uruguay (Entre Ríos) ―ciudad natal de Pocho Lepratti― se realizó un monumento en su honor. También se compusieron diferentes temas musicales. Uno de ellos, es el reconocido "El Ángel de la Bicicleta", de León Gieco.

El grupo con el que realizaba acciones sociales, desde 2002, edita una revista en su memoria. Se trata de una publicación barrial llamada El Ángel de Lata (en referencia a las villas miseria, con techos y paredes de lata). En su primera editorial proclamaban ser: "(...) los que denunciamos la explotación de los padres y de los chicos, los que acusamos a los señores dueños de todo, hasta de la tierra que en un tiempo fue de todos".

Te puede interesar