Villa Ascasubi recuerda a sus víctimas del terrorismo de Estado con un monumento y un Espacio de la Memoria

Región 18/11/2020 Por Tercer Río Noticias
Se trata de un monumento que recuerda a las víctimas del terrorismo de Estado de los setenta en el denominado Espacio de la Memoria. Dos jóvenes, nacidos en la población, son parte de esas miles de personas que continúan desaparecidas o fueron asesinadas en aquella oscura etapa de la historia nacional.
Monumento Memoria Villa Ascasubi

El Monumento a la Memoria, Verdad y Justicia, que se encuentra en dicho espacio, fue diseñado por el arquitecto local Patricio Finger y el artista plástico Fernando Bertea y rinde homenaje a los desaparecidos y asesinados durante la última dictadura militar argentina.

En la segunda etapa de actos por el 131 aniversario de Villa Ascasubi, se inauguró el Espacio de la Memoria en la Plazoleta de los Inmigrantes. 

Estuvieron presentes familiares de dos de las 30 mil víctimas que desaparecieron en aquellos años del terrorismo de Estado, además del secretario de Derechos Humanos de la Provincia, Calixto Angulo; el director de Capacitación de Secretaría de Derechos Humanos, Lic. Tobías Gutiérrez; el vicepresidente de ERSEP, José Luis Scarlatto; y el legislador departamental Adrián Scorza; junto a autoridades locales, encabezadas por el intendente Fernando Salvi.

Nacidos en la población

Dos jóvenes, nacidos en Villa Ascasubi, fueron víctimas del terrorismo de Estado de los setenta. Ocurrió en la ciudad de Córdoba, en 1976. Pedro Finger, continúa desaparecido y tenía 23 años. Luis Finger, fue secuestrado, detenido en un centro clandestino, retirado luego de allí, asesinado y tenía 25 años.  

Pedro Cipriano Finger nació el 28 de septiembre de 1952 en Villa Ascasubi. Era obrero metalúrgico y trabajaba en Grandes Motores Diesel. Además era delegado gremial de SMATA y militaba en la Organización Comunista Poder Obrero. Fue secuestrado en la tarde del 27 de enero de 1976 en barrio General Paz, en la vía pública. Permaneció cautivo en el Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio “Campo de la Ribera”. Tenía 23 años. Aún continúa desaparecido.

Luis Mario Finger nació el 29 de enero de 1951 en Villa Ascasubi. Trabajaba y era gremialista en la industria del caucho. Militaba en Organización Comunista Poder Obrero. Fue secuestrado el 24 de marzo de 1976. Permaneció cautivo en el Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio “La Perla”. El 2 de abril de 1976 fue retirado de allí y fue asesinado frente al colegio Manuel Belgrano del barrio Clínicas. Sus restos fueron retirados por su familia del Hospital Militar de Córdoba. Tenía 25 años.

Ambos eran delegados activos con una visión muy amplia y subjetiva y luchaban por una sociedad mejor, señala en su web la Municipalidad de Villa Ascasubi. Con la consigna Nunca Más, el pueblo tendrá desde ahora una huella que los recuerde a ellos como a tantos miles de desaparecidos en esa triste historia argentina.

Monumento Memoria Villa Ascasubi1
“Más allá de tristeza, es un día de reivindicación a los sueños que tuvieron aquellas personas que, por la dictadura tan larga y tan oscura, tuvimos amigos y familiares desaparecidos”, indicó el intendente Fernando Salvi. “Antes de recibirse, el arquitecto Patricio Finger propuso hacer esta obra”, agregó.

A su turno, el arquitecto, sobrino de las dos víctimas de la última dictadura, expresó: “La idea era dejar una huella, que quede una marca, que no haya sido en vano lo que ellos lucharon, Me genera mucho orgullo por ellos, porque algo de lo que ellos hicieron, con tan corta edad, quedó acá en su pueblo”.

En tanto, el secretario de Derechos Humanos de la Provincia, Calixto Angulo, señaló: “Tengo el honor de participar también en representación del ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julián López, quien tiene mucho ímpetu y compromiso con las políticas de memoria, verdad y justicia que se vienen desarrollando a lo largo de los años en la provincia y el país”.

“Estamos convencidos de que ese contrato social de defensa de la democracia trasciende, aunque no está exento de banderías políticas, y es producto de la gran lucha de familiares y organismos de derechos humanos, que fortalecieron la importancia de la democracia para solucionar nuestras disputas como ciudadanos y ciudadanas”, agregó.

Respecto a la trascendencia de las banderías políticas y tiempos históricos, Angulo indicó que sorprendió a quienes quisieron ensuciar a los organismos de derechos humanos y las víctimas. “Ese intento terminó fortaleciéndonos aún más en la lucha por memoria, verdad, justicia y democracia”, apuntó Angulo.

“Córdoba es pionera en tener una semana de la memoria en el mes de marzo para reivindicar testimonios de las víctimas y familiares del terrorismo de Estado”, precisó el secretario de Derechos Humanos respecto a la política provincial.

“Aquí estamos honrando nuestro pasado y nuestras víctimas para proyectar un mejor futuro para todos los vecinos, toda la provincia y toda la Argentina”, cerró.

Te puede interesar