Médicos Autoconvocados presentaron una nota por la situación del Hospital de Río Tercero

Ciudad 22/10/2020 Por Tercer Río Noticias
Los Médicos Autoconvocados de Córdoba, hicieron conocer a los medios, una nota presentada en el Hospital Provincial de Río Tercero, en donde advierten sobre falencias en el mismo al ser determinado como nosocomio con internado Covid.
Hospital Río Tercero 28092020

La nota fechada el 20 de octubre, fue presentada al director del Hospital Provincial de Río Tercero, Pablo Amodei, para que por su intermedio,se explicó, también llegue al ministro de Salud y al gobernador. En la misma se indican una serie de observaciones con respecto al nosocomio.

Señalan: 

                           I) En la Ciudad de Río Tercero, los médicos – entre ellos, los que formamos parte de Médicos Autoconvocados - hemos sido, inexplicablemente, excluidos de la toma de decisiones en el marco de la emergencia sanitaria para enfrentar la pandemia de Covid-19. Queremos llamar la atención de las autoridades en particular y de la población en general, de la situación desesperante en todo el sistema de salud pública, con la finalidad de que se adopten medidas urgentes para revertirla, antes de que la situación se torne inmanejable. 

                          II) Entre las medidas que desde la dirección del Hospital se han tomado, hay algunas que sobresalen por su irracionalidad y falta de previsión por las consecuencias irreversibles que las mismas pueden tener para la salud de las personas que concurren al establecimiento público por urgencias o el tratamiento de sus enfermedades. Entre las resoluciones, sumamente cuestionables desde lo sanitario, se encuentran las siguientes:

                           1.- Hasta hace poco tiempo, nuestro hospital era considerado Blanco, por lo que la población tenía acceso a todas las prestaciones que allí se brindan. Su transformación, repentina e improvisada, en HOSPITAL COVID, responde a una saturación del sistema de salud provincial que no fue prevista. Pasaron 6 meses desde el comienzo de una Cuarentena cuya finalidad era, precisamente, preparar el sistema. Pero la decisión y el cambio se llevaron a cabo en 72 hs.

                          2.- Como consecuencia de los anteriormente expuesto, el Hospital, ya pobre en infraestructura y en recurso humano, dejo de prestar servicios fundamentales para nuestra comunidad, como Consultorio Externo de algunas Especialidades, Cirugías Programadas, Internación y tratamiento de otras patologías “No Covid”.

                          3.- Los médicos, preocupados por esta realidad, expusimos la necesidad de articular con el área de Salud de la Municipalidad, ofreciéndonos como intermediarios, con el fin de reorganizar estos servicios, utilizando instalaciones de las Salas Periféricas Municipales. Sólo se lograron algunas reubicaciones por contactos personales, pero no por gestiones oficiales como correspondía.

                         4.- La guardia central del hospital, hoy continúa siendo Área Blanca. En ella cumplen funciones neurología, urología, cardiología, cirugía general, en tarea de guardia central específicamente (atención de Urgencias y Emergencias), y algunos médicos de guardia (aún no contagiados), en un área médica que no es propia de la especialidad que cada uno de estos profesionales desarrolla. Urge que las autoridades tomen medidas al respecto pues son directamente responsables, civil y penalmente, por las consecuencias perjudiciales para la salud de las personas que tal estado de cosas puede generar. Caso contrario, los médicos, no podremos cumplir con las tareas asignadas, para las cuales no hemos sido debidamente entrenados.

                          5.- Se armaron circuitos de comunicación entre áreas del Hospital que obligan a caminar por la vereda 100 metros. Parece increíble, pero solicitamos el vallado de la misma para asegurar el menor contacto con el resto de la población. La respuesta fue, como en todos los casos, negativa.

                          6.- Tenemos la indicación de derivar todos los pacientes que requieran internación no Covid. Es importante aclarar que el sistema de derivación de pacientes es insuficiente e ineficiente y ya no existen camas en Hospitales Blancos o escasean. Se pone a los médicos, de este modo, en la obligación de tomar decisiones imposibles en circunstancias extremas, con la angustia que ello representa y las responsabilidades profesionales que puede acarrear.

                          7.- Se mantiene abierto un quirófano para cirugías de urgencia (luego el paciente no puede quedar internado). El mismo no tiene vestidor, baño, ni separación entre área sucia y limpia.  

                          III) Todas estas decisiones han sido tomadas de manera unilateral, arbitraria y en forma verbal (lo cual implica informalidad), sin otorgar participación ni consultar la opinión de los médicos que trabajamos en la institución y conocemos profundamente su realidad. A ello se suman las siguientes circunstancias, algunas preexistente y otras derivadas de la estrategia de las autoridades: 

                            1.- El personal médico ya era insuficiente antes de la Pandemia, ahora no alcanza para cubrir los puestos fundamentales. Actualmente nos enfermamos, nos contagiamos y somos menos aún.

                            2.- Se nos transmiten indicaciones autoritariamente, somos acosados y perseguidos. No tenemos posibilidad de quejarnos sin quedar expuestos a sanciones o ser sometidos a castigos indirectos, como el de ser traslados, incluso, a otras poblaciones.

                            3.- Durante estos 6 meses no se trabajaron interdisciplinariamente los protocolos de manejo de pacientes Covid, siendo que había tiempo para ello. Las consecuencias de esa negligencia afloran ahora en toda su trágica magnitud. 

                            4.- No se realizaron capacitaciones regladas y organizadas, sobre el uso y descarte de los elementos de protección personal (EPP).

                            5.- Faltan Protocolos de la manipulación de fallecidos por Covid, y los elementos indispensables para eso (Bolsas negras).

                            6.- No existe comunicación física entre la guardia central y la UTI, fundamental en la asistencia de pacientes graves.

                            7.- La ausencia total de trabajo en equipo, solicitado a esta dirección insistentemente, deriva en la falta de coordinación y articulación entre los servicios que funcionan en el hospital y los que quedaron por fuera.

                            8.- El sistema de aire comprimido para abastecer los respiradores de la UTI es insuficiente (en vías de arreglo según la dirección), luego de la queja de los médicos. 

                            9.- Los sueldos son bajos, los cargos no se renuevan, existen innumerables situaciones laborales inestables (monotributo, contratos con vencimiento, contratos Covid, suplencias, jefaturas de servicio impagas con nombramientos “de palabra”), que constituyen un reclamo de años, y en esta situación de Emergencia sanitaria acompañan el caos. 

                            IV) Tal estado de cosas que se verifica en este hospital, se replica, en general, en la mayoría de las Instituciones públicas de la provincia. Vemos a diario pacientes no covid deambulando entre el hospital y las salas municipales buscando atención médica. Los más vulnerables son, sin duda, los más agraviados. Eso nos preocupa, nos molesta y activa nuestro compromiso conforme con el juramento hipocrático. Es fundamental remarcar que, permanentemente, nos hemos ofrecido para trabajar conjuntamente y así lograr el menor impacto en la salud de nuestra población, pero hasta ahora no hemos recibido respuestas.  Nosotros, los médicos en este caso, como parte del equipo de salud completo, somos elementos indispensables e irreemplazables de esta pandemia, pero los únicos que no participan en la elaboración de las estrategias necesarias, para sobrellevar esta difícil situación. 

                            V) Es imprescindible que este reclamo sea oído y se arbitren los medios necesarios para dar respuesta a la compleja realidad que vivimos. Advertimos a la población del estado caótico del sistema de salud porque ella es la destinataria del servicio médico que brindamos en el hospital público. Y lo hacemos con la convicción de contribuir, de esta manera, al mejoramiento del cuadro general porque ello, todavía, es posible con la toma de decisiones racionales y con criterio. Como se publicara, recientemente, en el Manifiesto de las Sociedades Científicas de España, EN SALUD, UDS MANDAN, PERO NOSOTROS SABEMOS. 

                        Sin más, lo saludamos atte.-  

Se aclara en la nota: En el día de la fecha (por el  martes 20), se realizó el vallado parcial del frente del hospital y nos informan que se recibieron las bolsas negras para manipulación de fallecidos por covid.

Te puede interesar