Unos párrafos sobre la libertad individual y la libertad colectiva

Análisis 17/10/2020 Por Fabián Menichetti
En estos tiempos de pandemia, es bueno diferenciar entre la libertad individual y la libertad colectiva. ¿Puedo aspirar a mi libertad individual, si coloco en riesgo al otro o a la otra? ¿Con qué vara se mide hasta dónde llega la libertad individual, en el contexto de la libertad colectiva?
Libertad
Imagen: @Soy.Mora

Al filósofo y escritor español José Ortega y Gasset, se lo recuerda en el mundo por su famosa frase: "Yo soy yo y mis circunstancias". Por lo menos, eso es lo que leen muchas y muchos, siendo reiterada hasta el cansancio, pero es una parte de la misma. 

En realidad, la frase completa es la siguiente: "Yo soy yo y mis circunstancia, y si no la salvo a ella, no me salvo yo".  La palabra “circunstancia” da significado al entorno, es decir a vivir inmersos en el espacio y ambiente que nos corresponde, el lugar en dónde vivimos. 

Señala un artículo de Cristina Medina Gómez, sobre Ortega y Gasset,  que pensaba que la unión del “yo” y la circunstancia era indisoluble, que era imposible entender al uno sin el otro. Así, en buena medida el producto de nuestras decisiones está condicionado por nosotros y nuestras decisiones, pero también por las particularidades del momento y el lugar.

Cada uno de nosotros estamos, lo queramos o no, condicionados por las limitaciones y libertades que nos facilita el entorno. Y en ese entorno, se encuentran millones de personas. Puedo intentar salvarme yo, pero sin dejar de lado al resto, y sobre todo, sin dejar de respetar al otro o a la otra. 

En este contexto que vive el mundo, la humanidad, nuestra libertad individual es importante, siempre que la misma no atente contra el colectivo social. Es reclamar por mi libertad individual, por supuesto, siempre que ese reclamo no afecte al resto. 

En estos meses, considerando el lógico cansancio de lo que sucede, en toda la sociedad, no solo en una parte, y especialmente en quienes batallan en contra de lo desconocido, es interesante plantearse sobre ese concepto de libertad: ¿Y qué hay, considerando ese concepto de individualismo en cuanto a la libertad y el bienestar colectivo? 

¿Hasta dónde llega mi propio derecho a la "libertad", si termina por afectar al resto, a quienes conforman ese entorno del que también soy parte?

Hasta el cansancio se ha publicado aquí: puedo, en este escenario de pandemia, no creer, si lo pretendo, en la gravedad o la proliferación de este virus, y hasta de pensar que es todo una mentira, salir a contagiarme. Cada quién juega su riesgo. No obstante, ese derecho individual, no implica que contagie a otras personas.

El pasado fin de semana, había movilizaciones en todo el país precisamente, entre otros reclamos por esa declamada "libertad". En ese mismo horario, en el hospital Vicente Agüero de Jesús María moría contagiado de Covid 19 el enfermero de 38 años, Leonardo Quiróz.

Eso sucedía en el mismo momento, señala una columna subida al Facebook del Discreto Encanto de los Galenos, cuando también en esa ciudad se desarrollaba a no muchas cuadras del nosocomio, en donde moría el enfermero, una marcha, caravana o lo que sea, en contra de la denominada "infectadura". 

Seguramente lo han leído y escuchado al infectólogo Hugo Pizzi, en muchos medios, inclusive en este. Llama a ser responsables por los demás. ¿Alguien puede suponer que Pizzi es parte de una gran conspiración mundial?

Mientras ese enfermero de 38 años, fallecía en el hospital de Jesús María, en el Patio Olmos, se desarrollaba en el marco del reclamo por la "libertad" y otras cuestiones, una improvisada fiesta electrónica, en dónde, de acuerdo al trabajo que se tomó un periodista, coloreando a quienes estaban con el barbijo, se deducía que más que una fiesta electrónica, era una verdadera fiesta del contagio masivo.

En este Reino del Revés, al día siguiente un cronista del Canal 10 de Córdoba, entrevistaba a quienes aguardaban en la terminal de ómnibus para ser testeados, en un programa gratuito, sin costo para acceder a la prueba que permite conocer si una persona está contagiada o no de Covid-19.

Al ser consultados dos jóvenes que aguardaban, estos respondían que estaban allí por prevención, para conocer si eran portadores del virus, ya que en la jornada anterior habían estado reclamando en el Patio Olmos, en contra de las medidas sanitarias para evitar el contagio. Así de demencial es todo ¿verdad? en pos de la libertad.

En declaraciones a la Nueva Mañana, el médico Eduardo Maturana, especialista en infectología y epidemiología contaba que a las 10 camas de terapia para pacientes covid, se le sumaron 26 de la sala común, y en los próximos días, dada la alta demanda de hospitalización, se convertirá la sala de internación de obstetricia en internación para covid en el Hospital de Jesús María.

"De acuerdo a la evolución de cada paciente vamos viendo quien pasa a terapia y quién no. Pero tenemos algunos que deberían estar en terapia y no lo están porque no nos dan las camas. Pero lo más desesperante, es que no tenemos personal para sostener el tratamiento. O estamos aislados, como es mi caso por ahora, o infectados o muertos como Leo. El desconsuelo es tremendo", agregaba.

En los últimos días, volvió a viralizarse (si en este contexto vale el término), un video con muchas reproducciones, en donde uno de los integrantes del grupo autodenominado "Médicos por la Verdad", cual Ghandi, alentaba a desafiar las medidas sanitarias. Eso sucedió hace algunos meses.

Con atuendo gauchesco y casi en una parodia profética hablaba de la "libertad" y del "amor". Sería interesante que le cuente a los familiares del enfermero fallecido en Jesús María, de ese "amor" que decía profesar.

Lo que es peor, y que muchos no conocen, ese, uno de los médicos de la "libertad" y del "amor", y que es uno de los referentes del grupo, un hombre de pelo cano, con boina roja que aparece en el video, matriculado en cuatro jurisdicciones (Ciudad de Buenos Aires, Chubut, Río Negro y Tierra del Fuego) se desempeñó como médico en el Hospital porteño Lagleyze, institución especializada en oftalmología, y en el Hospital Naval de Ushuaia.

Justamente en la capital fueguina, en 2006, fue acusado del delito de estafa contra la Dirección de Bienestar de la Armada (DIBA), la obra social de los integrantes de la Armada Argentina. Un afiliado denunció que lo operó por un supuesto glaucoma, pero profesionales del Hospital Regional Ushuaia constataron -luego- que “el paciente no presentaba ninguna lesión correspondiente al acto quirúrgico mencionado y solo tenía un “pinchazo”.

Años después, en la instancia previa al juicio, el integrante de “Médicos por la Verdad” obtuvo el beneficio de la “probation” (o suspensión del juicio a prueba”) con lo que tuvo que cumplir 80 horas de tareas comunitarias en la Biblioteca Popular Sarmiento de Ushuaia y pagar 500 pesos de la época como “reparación del daño”.

El mismo personaje, señaló, además, en un video selfie sobre un proyecto de ley de vacunas. El sitio Chequeado que se encarga de desmentir afirmaciones lanzadas sobre este y otros temas, lo calificó como "FALSO". Sí, así en mayúsculas. El video, al 16 de octubre, había sido compartido alrededor de 10 mil veces. 

Personas cómo esas son las que hablan de "amor" o "libertad", y citan a Ghandi sin que se les mueva un pelo. O sin un mínimo de vergüenza. Chequeado, además, ha determinado que lo promovido por estos mecenas de la "libertad" y el "amor" al prójimo, mientras miles de prójimos siguen muriendo en clínicas y hospitales, y que aluden a la "Verdad", tienen un sinnúmero de mentiras, al igual que otros sitios internacionales que se especializan en desmontar las versiones, que no sólo promueven confusión, sino contagios, con lo que implica. 

Sin dudas, sería interesante, cuando se habla de "libertad individual", comprender que existe una diferencia con la "libertad colectiva". Es la que comienza a partir de la responsabilidad, en todo sentido, de cada persona.

Algunas y algunos, sin dudas, no comprendieron aún la frase de Ortega y Gasset.

Fabián Menichetti

Locutor M.P 7724 - Periodista - Editor Tercer Río Noticias. Director periodístico Mestiza Rock - Autor de los libros: Noviembre (1997) y Esquirlas de Noviembre (2011)

Te puede interesar