La historia de la foto denominada "Ovni Yacanto", "Evento Yacanto" o "Caso Yacanto"

Hechos inexplicables del Tercer Río 27/09/2020 Por Tercer Río Noticias
Está considerado uno de los registros mejores documentados sobre Ovnis en la Argentina. No solo por la fotografía en la que se aprecia uno de estos objetos, sino por los detalles técnicos que aportó luego, quien lo visualizó. Se trataba del capitán de la Fuerza Aérea Argentina, Luis Niotti. Esa imagen y la investigación de la misma es conocida como "Ovni Yacanto", "Evento Yacanto" o "Caso Yacanto".
Ovni Yacanto2
Imagen: Cefora

Está considerada una de las apariciones de Ovnis de la Argentina, mejores documentadas, no solo por la fotografía de un objeto volador no identificado suspendido sobre un campo. Se lo conoce como el "Caso Yacanto", aunque quien lo retrató alude en un escrito, que accionó su cámara desde la ruta 36, cuando retornaba de esa población de Calamuchita. Quien lo fotografió era el capitán de la Fuerza Aérea Argentina, Luis Niotti. Yacanto de Calamuchita, se encuentra en las sierras grandes, en donde nacen varios de los cursos de agua que tributan al nacimiento del Ctalamochita, el tercer río de Córdoba.

En esta región de la provincia, se han reportado en muchas oportunidades avistamientos de Ovnis. La particularidad, en este caso, sucedido en las sierras de esta zona, es que la misma es considerada la primera fotografía de un objeto volador no identificado en el país. Carlos Ferguson, según lo señala el sitio https://puntoconvergente.uca.edu.ar/, autor de “Encuentros entre pilotos y ovnis”, un exhaustivo trabajo de recopilación con más de 100 casos documentados, sobre la mejor fotografía, no lo duda: “La del capitán Niotti”.

Ferguson, en su sitio web, señala en donde recorre una serie de imágenes: 3 de julio de 1960: una de las mejores fotos válidas argentinas tomada por el Capitán Luis Niotti de la Fuerza Aérea Argentina. Esta foto fue analizada a nivel oficial y también en USA. Todos sus estudios confirman su autenticidad.

Si bien, han surgido hipótesis de qué podría tratarse de un "globo sonda" y no de un "Ovni", no hay prueba efectivamente documental de que se trató de lo primero, por lo que se considera la primera y más genuina imagen de un objeto que no pudo ser identificado. Lo que sustenta, además, que se trató de algo más que un globo sonda, es la descripción que brinda el entonces capitán, cuando envía una carta a una revista especializada

Señala Punto Convergente: En julio de 1960, el capitán de la Fuerza Aérea Argentina, Luis Niotti circulaba hacia el norte por la ruta 36 en la zona de Villa General Belgrano, Córdoba cuando observó un objeto a baja altura. Con su cámara de 35 mm toma una foto y ve que el objeto se aleja. La imagen fue estudiada por el Servicio de Informaciones de Aeronáutica (SIO) que determinó la autenticidad y agregó: “La oscuridad en la base del cono podría atribuirse a la influencia de radiación no comprendida en el espectro visible y de naturaleza desconocida”.

Debe realizarse la aclaración sobre el sitio, que en la zona de Villa General Belgrano no pasa la exruta (hoy autovía) nacional 36, sino la provincial 5. El propio Niotti, aludía en un escrito que enviaba entonces a una revista, que era la ruta 36. Como se apreciará más abajo, sobre la nomenclatura vial, existe un detalle desconocido por muchos. Efectivamente se trataba, entonces, en esa zona de Calamuchita, como se apreciará, de la ruta nacional 36.

El sitio web realidadovniargentina, que se encarga de investigar estos hechos, precisamente, alude a esa situación. Señala: el primer elemento topográfico que se nos presenta a la vista son las sierras (colinas o lomadas) que ocupan toda la porción media superior de la imagen; pero las mismas no existen en la posición señalada; por cierto toda la región a la derecha de la ruta Nº 36 se define como “Llanura Chaco-Pampeana”.

De hecho desde la ciudad de Río Tercero al Sur hasta la ciudad de Córdoba al Norte, unos 100 kilómetros de distancia yendo por la ruta Nº 36 es imposible encontrar elevaciones como las que se muestran en la fotografía del Testigo Niotti a la derecha del camino.

La afirmación es relativa, especialmente para quienes viven en la zona: hay muchos sectores del trayecto entre Río Tercero y Córdoba, en donde existen precisamente formaciones serranas, más alejadas o más cercanas. De hecho, en el transcurso del viaje, la actual autovía, antes ruta común de dos carriles, pasa en sectores de sierras.

Corrección posterior: considerando los aportes, al pie de esta nota, de dos lectores, Gustavo y Silvia, en donde señalan que efectivamente, la actual ruta provincial 5, antiguamente se denominaba ruta nacional 36, y pasaba por Villa General Belgrano y otras poblaciones del valle, lo señalado por Niotti, era correcto y no sólo eso: en ambos costados de aquella ruta, como sucede hoy, con otro nombre, se levantan serranías, por lo que su descripción no contiene ningún fallo de ubicación del evento, objeto de estudio. 

Antes de 1976, esta ruta comunicaba Córdoba con Río Cuarto pasando por Alta Gracia, Villa General Belgrano, Santa Rosa de Calamuchita y Embalse, empalmando con la antigua Ruta Provincial 5 a 8 km al norte de Berrotarán, Por convenio del 19 de octubre de 1976 la Nación y la Provincia intercambiaron la Ruta Nacional 36 y la Ruta Provincial 5 al norte de dicho empalme, con lo que la actual Ruta Nacional 36 discurre más al este.

Niotti, aludía a la ruta nacional 36 (hoy provincial 5), en su carta, y está bien. Y si aún se tratara de la traza actual, existen diferentes conexiones: bajando desde Embalse hasta Almafuerte; el camino por Calmayo, entre Santa Rosa y San Agustín; otro camino, más escarpado, entre Villa General Belgrano y San Agustín; o desde Alta Gracia directamente con la hoy Autovía Juan Bautista Bustos. No obstante, está claro, que la fotografía fue tomada en el valle de Calamuchita, y retornando de Yacanto, en la vieja ruta 36.

Agrega la publicación citada previamente, más allá de la observación sobre el lugar y la ruta, seguramente aludiendo a otras hipótesis planteadas a lo largo de los años y haciendo justicia a lo señalado por el entonces capitán de la Fuerza Aérea: El Evento Yacanto hasta ahora ha sido traído de los pelos como si fuera una cometa sin cola, y esto -téngalo por seguro el lector- no es lo que merece la memoria del Testigo Niotti ni su Familia.

La carta y descripción de Niotti

Como está señalado, aquel oficial de la Fuerza Aérea Argentina, fallecido en 2008, enviaría en una carta, un detalle minucioso sobre su fotografía, que adjuntaba, con especificaciones técnicas a una publicación especializada en temas aeroespaciales.

Niotti, entonces, se desempeñaba en la escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea en Córdoba. En el texto, acompañado por la fotografía, se dirigía en estos términos a la publicación: “Me dirijo a usted por entender que esa revista está más en contacto con las personas interesadas en el estudio de los Objetos Voladores No Identificados”. Niotti, señalaba: “Creo que uno de esos ‘Objetos’ es lo que aparece en la fotografía que adjunto”.

El militar explicaba que se encontraba regresando de Yacanto, cuando logró la imagen con su cámara de 35 milímetros. Indicaba que era el 3 de julio de 1960 a las 16.30, y que se encontraba a unos 70 kilómetros de la ciudad de Córdoba. “Observé un objeto suspendido en el aire a unos cien metros a la derecha del camino”, ampliaba. “Estimo que para detener la marcha del vehículo habré tardado, como máximo, cuarenta segundos, y el objeto demoró algunos segundos más en desaparecer en las nubes bajas”, agregaba.

Niotti, además brindaba detalles de la forma del extraño aparato. “Tenía forma de cono, giraba sobre su eje y en un principio se desplazaba lentamente hacia el sur, como un globo llevado por el viento; luego su velocidad aumentó considerablemente, elevándose sin producir un ruido apreciable ni despedir humo, llamas o cualquier otra cosa”, apuntaba. Indicaba que aparentemente era “opaco”, que al momento de la fotografía la temperatura oscilaba entre los 10 y 12 grados, había una ligera llovizna y el aire estaba calmo.

Señalaba que el objeto se habría encontrado a unos 15 metros sobre el terreno. Y brindaba detalles técnicos, que considerando que era oficial de la Fuerza Aérea, le otorgaban verosimilitud. “Forma del objeto: cónica, con un eje horizontal en todo momento. Tamaño: Tres a cuatro metros de diámetro, por seis a ocho de altura (eje). Color: Gris oscuro o parduzco; opaco. Velocidad: de cinco a siete kilómetros por hora, con una aceleración final rápida, que lo llevó a unos doscientos kilómetros por hora, en tres segundos, más o menos.” 

La propia Fuerza Aérea, acerca del avistamiento y la imagen tomada por Niotti, explicaría que el color gris del objeto, que fotografió el entonces capitán, “podría atribuirse a la sensibilización de la película fotográfica por la influencia de radiaciones no comprendidas en el espectro luminoso y de naturaleza desconocida”.

b3460-aeroespacio
Debe recordarse que en esa época, nuestro país contaba con un avance importante en la investigación aérea, siendo uno de los primeros en el mundo en desarrollar un avión a reacción, el Pulki. No sólo eso, años después, en 1969 estaba desarrollando desde hacia años una política espacial que avanzaba de forma lenta pero firme.

A comienzos de 1967 había puesto en el espacio al ratón Belisario y buscaba seguir perfeccionando sus cohetes, con el objetivo de desarrollar una forma directa y autónoma para poner satélites en órbita. A largo plazo también se consideraban vuelos con humanos.

"Juan", así se llamaba un mono Caí, que es considerado "el primer astronauta argentino". El mismo viajaría a bordo del Canopus II, un cohete sonda de unos cuatro metros de largo y 50 kilos de carga útil, desarrollado en el país, retornando en buen estado. Por aquellos años, el desarrollo de estos cohetes y la investigación aeroespacial, se centraba en Córdoba, en donde precisamente revestía como oficial de la FAA, el capitán Luis Niotti.

La aclaración final, es para sustentar que tanto Niotti como la Fuerza Aérea, no eran desconocedores de la tecnología aérea, y menos aún podrían haber incurrido en el error de que esa imagen y el objeto que se aprecia en la misma, fueran producto de una deformación de la película u otro factor. La fotografía fue investigada y determinada como real.   

Para la investigación ufológica nacional y también internacional, la fotografía obtenida por Niotti en algún lugar de la región, sigue siendo la imagen más “solida” de la casuística Ovni en la Argentina. Se lo conoce como "Ovni Yacanto", "Evento Yacanto" o "Caso Yacanto".

Te puede interesar