Almafuerte, sus 108 años y la historia de la ciudad imaginada por Pedro C. Molina

Informes 11/09/2020 Por Fabián Menichetti
Almafuerte, este sábado está celebrando sus 108 años de su fundación y, al igual, que todas las poblaciones, el cumpleaños es particular en el contexto de la pandemia. El nombre de la ciudad, es por un seudónimo, el que utilizaba para firmar sus columnas en un diario, Pedro C. Molina.
Almafuerte Cumpleaños 2

"Alma Fuerte", por separado. Así, se indica que firmaba sus columnas en el diario "El Eco" de Córdoba, Pedro C. Molina, luego propietario del medio gráfico La Libertad, también de la capital provincial, con su hermano, Abrahán, fundador de Los Cóndores.

Molina, abogado, político y periodista, fue quien fundó a la ciudad de Almafuerte que este sábado 12 de septiembre celebra sus 108 años. En realidad, se unió el "Alma" con el "Fuerte", para que así quedara para siempre, en una sola palabra: "Almafuerte". 

A la ciudad la imaginó en la casona de su propiedad, ubicada en la actualidad junto al lago Piedras Moras. Se trata del casco de la estancia denominada "La Ventura", bautizada así por su primera esposa, Ventura Barros Mateu.

Molina, que nació en 1853 en la estancia El Salto, fue una figura gravitante en la política nacional de finales del siglo 19 y principios del 20. Con su hermano, Abrahán, integraron el grupo que liderado por Leandro Alem, llevó adelante la revolución que originó el nacimiento de la Unión Cívica, luego Unión Cívica Radical. 

Mantuvo fuertes diferencias con Hipólito Yrigoyen, en la línea de los denominados "antipersonalistas". Fueron famosos sus duelos epistolares (por cartas) con el caudillo radical. Ya retirado y alejado de la política, en su casona, casco central de la estancia La Ventura, imaginó y fundó a la población como una cuadrícula perfecta, con un centro cívico central y cuatro avenidas, que en diagonal, terminan en igual número de plazas. 

Hoy el crecimiento urbano de la ciudad, considerando no solo el desarrollo natural de la misma, sino por los emprendimientos en cabañas por el atractivo que representa el lago, hizo que aquella cuadrícula inicial dejara de ser tal como era, aunque desde las alturas, en las imágenes aéreas, se la puede adivinar todavía.

Se indica que Molina, diagramó a su pueblo en base a los planos de La Plata. El lago recién se conformaría 70 años después. En la actualidad, el casco de la estancia se encuentra a escasa distancia del margen del espejo de agua. En 1902, Ventura fallecería.

Luego de la denominada "Revolución del Parque", se exiliaría en Uruguay. Retornaría al país contrayendo enlace con su segunda esposa, Leocadia Ballesteros Barros.

Los lotes del recién nacido pueblo se ofrecían con un servicio que no era común para la época. Era el agua corriente, a través de un sistema que había sido ideado por el fundador,

Los canales de riego, la gran obra

Una de las obras que perduran y que también imaginó e hizo construir Molina, es el sistema de canales de riego, luego destinados a abastecer al cinturón verde de la ciudad, y que, en el pasado, con uno de sus cinco brazos, llegaba hasta campos cercanos a Río Tercero. 

El viaducto principal del sistema, es el que discurre, a modo de pequeña cañada, por el cantero central de la Avenida Buenos Aires, o "avenida del canal", como muchos la llaman. El mismo lleva el nombre del fundador. El sistema, fue un adelanto para la época, con un túnel cavado en la roca, aguas arriba del río Ctalamochita (Tercero), para que pasara el fluido, al igual que los acueductos aéreos para sortear los desniveles del terreno.

Molina soñó y concretó los canales para regar desde el río sus campos con viñedos y frutales. De hecho, un detalle que tal vez no muchos conozcan, es que manzanas que se cultivaban en su propiedad, llegaron a ser exportadas a Inglaterra.

Cuando se construía el lago de Embalse, en los años ´20, se generó la expectativa, en base al proyecto oficial, de crear desde lo que era el lago artificial más grande de Sudamérica, canales que regarían campos hasta más allá de Río Tercero. Aquello no prosperó, porque el gran lago terminó generando energía, pero el sistema de riego es aún en la actualidad, y más allá de los problemas que ha tenido, una obra de ingeniería que sorprende.

Al fallecimiento del fundador, Leocadia contraería enlace con el médico Ernesto Gallardo, un reconocido profesional, que se especializó inclusive en el exterior. Entre lo que se recuerda de él, es que donó, por ejemplo, su rica biblioteca en textos de medicina, a la Universidad Nacional de Córdoba y, en los setenta, con su esposa, hizo lo propio con el sistema de riego para regar el cinturón verde, cediéndolo a la Provincia. 

Forestemos Almafuerte
El brazo principal del sistema de riego, el "Canal Molina" (Imagen: Captura Video Municipalidad)

El Salto Norte, matriz de la comunidad

Almafuerte que celebra cada 12 de septiembre su aniversario, se puede señalar, que su matriz como comunidad, fue un lugar que hoy se encuentra oculto por el Piedras Moras: El Salto Norte. Se trataba de uno de los caseríos más antiguos de la región. Con un oratorio, que luego se convertiría en una iglesia, la de San José, inaugurada en 1914, un cementerio, entre otros inmuebles, fue reflejado por algunos personajes del pasado.

multimedia.normal.81a5841d606e1ca1.49676c657369612053616e204a6f73c3a95f6e6f726d616c2e6a7067
La iglesia San José, cuando comenzaba a llenarse el Piedras Moras (Imagen: Capillas y Templos)

Fue el caso del militar británico, Alexander Gillespie. Luego de las primeras invasiones de 1806, llevado prisionero con otros, a San Ignacio, en Calamuchita, escribiría un diario de viaje, que luego se transformaría en un libro editado en Europa. Allí alude a diferentes lugares de la región, entre ellos, Capilla de Rodríguez, actual Villa Ascasubi, y precisamente a El Salto Norte, como está señalado, antecedente poblacional de Almafuerte. 

En la zona de lo que es hoy La Cascada, que toma ese nombre por la vieja usina que se instaló para generar la energía necesaria para la construcción del dique de Embalse, existía, antes de ser oculto el lugar por la elevación del caudal de agua, un salto del río, que inclusive fue descrito en las memorias del general José María Paz. Este, con sus tropas, en la guerra entre unitarios y federales, antes de la batalla de La Tablada, permaneció allí. Se indica que en también había pasado por el este, Facundo Quiroga, con sus tropas.

El dique y el lago

En los setenta, la construcción del dique y posterior llenado del embalse, que convirtió al río en lago, hizo que la fisonomía del lugar comenzara a cambiar para siempre. El Salto Norte quedaba oculto por el espejo de agua, aunque permanecería en el recuerdo de los almafuertenses, muchos de ellos bautizados en la Iglesia San José. Las fiestas en homenaje al santo se continúan realizando. 

Una de las imágenes que perduran, previas al  llenado del lago, es la del viejo Puente de Hierro, inaugurado poco después de la fundación de la ciudad, para sortear el río Ctalamochita por la ruta nacional 36.

Puente de Hierro
Sería el primer cambio importante que tal vez nunca imaginó Molina ni tampoco los primeros habitantes: el curso de agua transformado en lago, con playas que son visitadas por miles de personas y el desarrollo de otras actividades como la navegación a vela, en kayak, la pesca o el buceo deportivo.

Piedras Moras Atardecer
El Piedras Moras, no solo por lo cristalino de sus aguas, sino por lo que esconde en su lecho, como el caso de la vieja Usina La Cascada, construida para dotar de energía a las obras de Embalse, son un atractivo para buceadores de diferentes lugares.

El segundo cambio, el más reciente, sería convertirse en la unión de dos autovías, la que conecta a Córdoba con Río Cuarto, con un gran puente, en el extremo oeste del lago, y la que une a la ciudad con Río Tercero, además de ser el portal de ingreso al Valle de Calamuchita. 

Almafuerte celebra sus 108 años, como está señalado, en un contexto diferente al de otros aniversarios, como sucede en cada comunidad, por la pandemia. Y se llama así por el nombre con el que firmaba sus columnas el fundador en los diarios, "Alma Fuerte".  El poeta Pedro Bonifacio Palacios, conocido también por el seudónimo de "Almafuerte", nada tuvo que ver con el nombre de esta comunidad de Córdoba, como algunos suponen.

Pedro C. Molina, fallecía en 1920. Sus restos descansan en la Iglesia del Apostol San Pedro. Al momento de su muerte, aun sin haber ocupado cargos públicos, por decisión oficial, las banderas de los edificios de la Provincia, flamearían a media asta, en señal de duelo. 

Pedro Carlos Molina, no tuvo hijos, pero esa afirmación puede ser relativa. La ciudad que celebra un nuevo cumpleaños, seguramente, es su hija directa. Es su descendencia. 

Fuente sobre la vida de Molina: Libro "Simplemente Pedro C." de Fabián Tarquini

Imágenes ciudad y lago: Municipalidad de Almafuerte

Fabián Menichetti

Locutor M.P 7724 - Periodista - Editor Tercer Río Noticias. Director periodístico Mestiza Rock - Autor de los libros: Noviembre (1997) y Esquirlas de Noviembre (2011)

Te puede interesar