"Esto implica una responsabilidad mayor por lo que representa para la salud y la sociedad"

Entrevistas 08/04/2020 Por Tercer Río Noticias
Lo señaló Pablo Davico, cardiólogo, que comparte con otro profesional, ser responsable de una UTI en una clínica de Río Tercero, y lo es de otra, en Almafuerte. Indicó que si bien en esta parte de la provincia aún no se han registrado casos, en los lugares en los que trabaja, están preparados, con la tecnología y medidas preventivas para afrontar la contingencia por el COVID-19...
Respirador 1

Pablo Davico, hace 35 años que es médico. Ha trabajado en la salud pública y en la privada. Especializado en cardiología, en Río Tercero, con su colega, Alejandro Bianconi, es responsable de la Unidad de Terapia Intensiva de la Clínica Privada Modelo, mientras que en Almafuerte, tiene esa función en la UTI de la Clínica Santa María.

Consultado sobre lo que representa estar en ese sector, al que llegan los pacientes más comprometidos, señala: "Siempre es así, el sector de los pacientes más críticos, pero con la pandemia, si bien todavía no tenemos casos en la zona (de COVID-19), son los lugares, sin dudas, a los que llegarán las personas con más compromiso".

Expresa que están preparados en ambos nosocomios, con la aparatología y prevención para el personal de salud que debe atender los casos más críticos, de presentarse, finalmente afectados por el virus. "En los dos lugares en los que trabajo, tenemos las divisiones que se realizan para el aislamiento, además del equipamiento que se requiere, tanto en la parte técnica (respiradores) como en la protección para el equipo de salud", expresa.

Como profesional médico, debió afrontar en su momento la emergencia en salud cuando se produjo la voladura de la Fábrica Militar en Río Tercero, trabajando en el Hospital Provincial, y en otras situaciones. Consultado sobre lo que representa este contexto de emergencia sanitaria, en lo profesional y personal, trasladado al resto de quienes están afectados, tanto a la salud privada como pública, indica que "es una responsabilidad mayor".

"Siempre es una responsabilidad y en este caso, puntualmente (....), Enfrentamos dos situaciones críticas, la más importante, fue la de las explosiones de la Fábrica Militar y unos años después el incendio del shopping (de El Paseo Centro de Compras) en el que trabajé como coordinador en un servicio de emergencias", recordó.

Davico, agrega: "Uno eligió esta profesión, y hoy hay que afrontar esta situación. Es lo que uno decidió hacer y lo que haremos, obviamente, en el caso de que nos toque atender a pacientes con esta patología". "Todo esto implica una responsabilidad mayor por lo que representa para la salud y la sociedad", manifiesta.

Reitera que lo importante, para aclarar, es que "desde el punto de vista de la capacidad para atender a pacientes con infecciones pulmonares o patologías cardíacas, que es lo que más se presenta por el COVID-19", se cuenta con el equipamiento técnico para asistir a los pacientes y la protección de los equipos de salud.

No obstante, recordó que lo se está presentando en cuanto a las "normas" para actuar, todo es muy nuevo.  "Hace 15, 20 días o hace un mes, teníamos para cada patología un tratamiento, y hoy con esto, es diferente, y lo que pueda decir ahora, tal vez en 10 o 15 días cambie", señala, en cuanto a todo lo que va surgiendo con respecto al virus.

Indica que se trata de un virus de "ARN que muta, y este no debería ser una excepción, pero el tratamiento que se les hace a los pacientes críticos, va cambiando porque es muy reciente".

Davico, que va recibiendo las últimas informaciones especializadas, como muchos de los profesionales, en novedades y avances con respecto al COVID-19, aclara que aún no existe un estudio "con un rango amplio de pacientes" en donde se especifique un tratamiento concreto.  "Lo tendremos seguramente más adelante (...)", expresa.

Recuerda que se está experimentando con fármacos, para conocer cuál es el más efectivo, pero todo se encuentra en proceso. Como ejemplo, cita a uno que fue propuesto por un infectólogo francés, que tuvo mucha difusión, pero aclara que no está sugerido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Son tratamientos casi empíricos, en un grupo de casos muy chico, en donde hubo algunos resultados positivos (...), pero también hay en estudio y desarrollo otros medicamentos, algunos ya conocidos por otras enfermedades, que están empezando a utilizarse, in vitro, no en humanos. Por eso, hay que esperar, al igual que con la vacuna, que en el mejor de los casos estará cerca de fin de año o a principios del próximo", señala.

Los científicos argentinos y el sistema mixto de salud

Recuerda, en tanto, el hecho de que científicos y técnicos del Malbrán, hayan decodificado el genoma del virus que circula en el país. "Ese es el inicio para comenzar a estudiarlo y avanzar en el camino hacia una vacuna". Destaca la capacidad los científicos argentinos y el posicionamiento del país sobre este tema a nivel mundial: "No debemos olvidar que la Argentina está en el grupo de 10 países elegidos para analizar a este virus por la OMS".

Por otra parte, rescata las medidas adoptadas de "aislamiento" para proteger a la población. "Argentina, por este tema, está siendo mirada por el mundo, si uno la compara con países que lamentablemente tienen más infectados y una mortalidad más alta", indica.

Además de destacar que en los diferentes niveles del Estado, en el aspecto sanitario, se están adoptando medidas coordinadas para aplanar la curva de contagios en el país, recuerda la importancia de que se cuente con un sistema mixto de salud, público y privado.

"Es importante, porque acá no importa si alguien tiene o no tiene obra social. Toda persona debe tener el derecho a la atención en salud", dice. Y ejemplifica: "Viajá a Estados Unidos, sin ninguna cobertura y que te atiendan, no lo hacen, pero acá, viene un extranjero y es atendido como corresponde, así debe ser, y está bien que así sea".

El "Aedes" y la llegada del frío 

Hasta hace algunos años, Río Tercero y región, era considerada a nivel provincial, como zona libre de Aedes Aegypti, el mosquito transmisor del dengue, otra de las enfermedades que preocupan en la actualidad. Fue Davico, trabajando entonces, en el sistema de salud municipal, quien encontró un ejemplar de la especie en la ciudad.

Tras comunicarlo a las autoridades municipales y provinciales, con un especialista llegado de Córdoba, se realizó una recorrida determinándose que se estaba reproduciendo. Desde aquel momento, todo cambió. La llegada de las bajas temperaturas harán, recuerda, que dicho mosquito baje en su reproducción, pero por otro lado, se indica que será un clima más propicio para el contagio del COVID-19.

"El frío disminuye la proliferación del mosquito, en general, incluido el Aedes, pero se genera un clima para el coronavirus. Es así", señala Davico. Por ello, reitera la importancia del "aislamiento". "Esto impide la circulación del virus, aplanar la curva de contagios, las medidas que se adoptaron han sido las óptimas". expresa.

Finalmente, reitera que en las UTI de las clínicas en las que trabaja, en Río Tercero y Almafuerte, están preparados para afrontar la llegada de casos. Y si bien, no conoce directamente la situación de otros nosocomios, "por colegas", posee la información de que se han adoptado las medidas necesarias en el marco de la emergencia sanitaria.

Sobre la utilización de barbijos u otra protección en nariz y boca, considera que ha sido una buena medida, que es un elemento que ayuda, obviamente, para evitar la transmisión del virus de persona a persona, disminuyendo, también, la posibilidad de contagios.

El audio de la entrevista



 

Te puede interesar