La imagen de Eduardo Candellero en la asunción de la nueva conducción de ATE en Córdoba

Provinciales 09/11/2019 Por
Eduardo Candellero, que falleció el año anterior, trabajaba en la Fábrica Militar. Reconocido por su defensa de los derechos sociales y laborales, formaba parte de la CTAA y de ATE. El viernes, en la asunción en Córdoba de las nuevas autoridades gremiales, una bandera con su rostro se hizo presente...
Eduardo ATE

Eduardo Candellero, sin dudas, ha sido una de esas personas que dejaron una huella profunda entre quienes lo conocieron, por su compromiso con los derechos humanos, sociales, laborales, y también los recursos naturales.

El año pasado, tras conocerse una de las tandas de despidos en Fábrica Militar Río Tercero, en donde trabajaba, al poco tiempo se descubrió que padecía una grave enfermedad.

Eduardo no se encontraba en la lista de despedidos, pero su semblante demostraba como si él hubiera sido quien había perdido su puesto laboral. Si es necesario hablar de la empatía, era muestra cabal de ello.

Aun atravesando dicha situación personal, por su padecer físico, no dejaba de plantear desde su lugar, opinando, con fundamentos, lo que consideraba era una injusticia en materia social, económica, y que su enfermedad no era lo que más le preocupaba, sino lo que estaba sucediendo con el país.

Alguien respetado y respetuoso, esencialmente, que debatía, no peleaba, y sabía escuchar, para plantear sus opiniones.

Militante desde el llano en el socialismo, trabajando en la industria estatal, se sumó a la CTA Autónoma y a la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), en Río Tercero.

En cada acción social que se llevaba adelante, participaba con lo que se necesitara. Recordada es aquella publicación en Facebook, en donde ya gravemente enfermo, se lamentaba de no poder estar con la denominada "Copita de leche Esperanza y Vida" de barrio Mitre que implementó y lleva adelante la CTA-A.

Su legado, sin dudas, fue profundo entre quienes lo conocieron, aún disintiendo con sus ideas políticas, económicas y sociales. Si algo se valoró de su persona, fue su coherencia y convicciones, las mismas que llevó a su función gremial, en donde observaba al Estado como un actor fundamental en la economía del país.

Esa actitud, sin dudas tuvo un fuerte impacto entre quienes conformaron el recambio generacional del gremio, siendo valorado y acompañado, además, por quienes se encontraban en funciones, no solo en ATE, sino en el resto de los sindicatos que conforman la Mesa de Unidad Sindical Río Tercero y Zona.

El plenario de la MUS, luego de su fallecimiento, llevó su nombre; un mural con su figura, se encuentra en el campo recreativo de ATE; y la lista provincial "Verde- Violeta" que encabezó Federico Giuliani, quien asumió como secretario general en la provincia, se llama "Agrupación Eduardo Candellero".

Una delegación de Río Tercero estuvo presente en Córdoba, para la asunción de las nueva conducción gremial. Debe recordarse que Damián Albornoz sucedió a Cristian Colman, en la seccional de ATE. Además, representantes de la misma, con sede en la ciudad, ya forman parte del Consejo Directivo Provincial.

"Para nosotros Eduardo fue un referente nato, único e imprescindible, que nos marcó un faro para continuar con su camino, el de la justicia social, el de la solidaridad, el del compromiso, y el del desinterés por militar sin aspiraciones personales", expresó a este sitio de noticias, el secretario adjunto de la CTA A Regional y secretario de prensa y comunicación de ATE Río Tercero, Emiliano Campos. 

En las elecciones de la CTA A, Eduardo había sido el candidato a la Secretaría de los Pueblos Originarios, un aspecto, el de los dueños de esta tierra, que siempre tenía presente, con una activa participación con aquellas acciones que tendieran a defender los derechos de los mismos.

Fue electo, no pudiendo asumir por su enfermedad, falleciendo poco después. "Desde ese momento, en cada actividad y en cada bandera que llevamos, está su figura", enfatizó Emiliano.

"Quien lo conoció, sabe que esto no es demagogia, porque en cada lugar en el que estuvo, siempre ocurre lo mismo con lo que generó. Sin dudas, fue y es uno de los imprescindibles en una sociedad", concluyó.

Te puede interesar